Hacer que la familia y los amigos participen en tu embarazo y en tus primeras pocas semanas con tu bebé es una forma estupenda de ampliar la feliz experiencia, y de que te echen una mano.

 

 

 

 

Antes de que llegue el bebé:

Refuerza los lazos familiares

Tener un bebé cambia la dinámica de la familia ampliada. Para tus padres, su niña está teniendo un bebé. Y puede que vayan a ser abuelos por primera vez. También es un buen momento para contactar con amigos que han tenido niños. Así que es buen momento para que se encuentren y hablen de lo que pasó cuando tú naciste, y de las alegrías y sinsabores que supone criar un niño. Todos los consejos, historias y apoyo sobre recién nacidos pueden ser reconfortantes, siempre que seas capaz de tomarte las opiniones tajantes como sólo eso. Recuerda que eres tú quien decide si seguir o no los consejos que te den.

Haz planes

Tener a alguien a quien quieres y en quien confías puede ser de gran ayuda durante el parto, pero no todo el mundo está por la labor. Si te gustaría que tu pareja te ayudara durante el parto, es el momento de pedírselo. O, si te gustaría tener otra compañía durante el parto, asegúrate de que la persona que elijas sea una presencia relajante.

Después de la llegada del bebé a casa:

Cuídate

El cuidado del recién llegado puede generar un torbellino de actividad. Intenta tomar una alimentación sana, beber mucha agua, dormir cuando duerma tu bebé y respirar algo de aire fresco. Los buenos hábitos pueden mantener alto tu nivel de energía y bajo el grado de estrés.

Haz cosas mientras das el pecho

Prepárate a pasar horas alimentando al bebé. Pide a otras madres o amigos que te recomienden buenos programas o películas que ver. Leer algún libro. Haz que alguien te prepare una lista de programación, entre otras actividades. 

Limita las horas de visita

Todas las personas de tu vida estarán deseando ver a tu bebé. No temas decirles qué días son los mejores para ti y cuánto tiempo tienes para una visita.

No seas tímida

Si una amiga o familiar te ofrece vigilar al niño mientras tú duermes, acepta la oferta. Y cuando los amigos o la familia vengan a ayudar, asegúrate de que sólo hacen eso. Déjales bien claro lo que necesitas, como pasear al perro o ayudar fregando la vajilla o haciendo la compra.

Ten claras tus prioridades

Con tanto ajetreo en tu vida, pasar la aspiradora puede esperar. Intenta no preocuparte por un poco de polvo o montones de cosas de bebé por todas partes. Recuerda que no necesitas cocinar exquisiteces, bastará con comidas sencillas y saludables.

Desarrolla una red de apoyo comunitario

Si no tienes amigos o familiares que vivan cerca, recurre a un centro de asesoramiento local o a un grupo comunitario para nuevas familias. Hacer amistad con otros nuevos padres de tu zona puede aportarte amigos, apoyo y una válvula de escape con adultos que te vendrán muy bien.

Usa la tecnología para mantener la cercanía de la familia y los amigos

Nunca ha sido tan fácil permanecer conectados con las personas queridas de todo el mundo:

  • Noticias e imágenes por correo electrónico
  • Crea una página de Internet con fotos, e incluso clips de audio y vídeo
  • Graba en CD o DVD fotos de los progresos para enviárselas a familiares
  • Sube fotos a una página a la que todos puedan tener acceso, como "Enfamil Moments"
  • Haz tarjetas de felicitación con fotos de la familia
  • Deja mensajes de voz de tu hijo gorjeando o riéndose (o hablando) en los cumpleaños y en días especiales

Escanea los dibujos de tu hijo para enviarlos por correo electrónico o ponerlos en tu página de Internet.

 

ADVERTENCIA IMPORTANTE: La leche materna es la mejor nutrición para los lactantes. La decisión de suspender la lactancia materna puede ser difícil de revertir y la incorporación de la alimentación parcial con biberón puede reducir la producción de leche materna. Cualquier error en el seguimiento de las indicaciones de preparación puede ser perjudicial para la salud del bebé. Los padres deben recibir siempre el asesoramiento de un profesional sanitario independiente sobre la alimentación de su bebé. Los productos de Mead Johnson deben utilizarse bajo supervisión médica.