Las posturas de la lactancia y cómo comprobar que el niño succiona bien.

 

 

 

Posturas de la lactancia

Dar el pecho tiene una técnica que hay que aprender. Tú y tu bebé necesitaréis algo de tiempo y práctica para sentiros cómodos. Hay muchas posturas diferentes para dar el pecho. Ten en cuenta lo siguiente:

  • ¿Estás cómoda? Es importante que te sientas cómoda cuando vayas a dar el pecho. No olvides relajar los hombros y los brazos
  • ¿El bebé tiene la cabeza y el cuerpo alineados? De lo contrario, podría tener dificultades para tragar
  • ¿Estás sujetando al bebé cerca de tu cuerpo, con la cara hacia tu pecho? Sujétale el cuello, los hombros y la espalda. El bebé tiene que poder inclinar la cabeza hacia atrás y tragar con facilidad, sin estirar el cuello para succionar
  • ¿La nariz del bebé está a la altura del pezón? El bebé tiene que poder mamar libremente. Si su nariz está situada a la altura del pezón podrá agarrarlo y succionar con fuerza

Modo de sujetar al bebé contra tu pecho

  • Sujeta al bebé muy cerca de ti, con la nariz a la altura del pezón
  • Espera a que abra bien la boca, bajando la lengua. Para estimularle, rózale con suavidad el labio superior
  • Acércate el bebé al pecho
  • El bebé inclinará la cabeza hacia atrás aproximando la barbilla en primer lugar. Debe succionar libremente. El pezón debe queda orientado hacia la parte superior de su boca

Cómo saber que el bebé toma suficiente leche

  • En general, el bebé estará contento y satisfecho después de las tomas
  • Debe tener un aspecto sano y ganar peso a partir de las dos primeras semanas
  • No debes sentir dolor en las mamas ni en los pezones
  • Transcurridos los primeros días, el bebé debería mojar por lo menos seis pañales al día
  • Transcurridos los primeros días, el bebé debería hacer al menos dos deposiciones de color amarillo al día