Conoce los aspectos básicos de la alimentación con biberón que todas las madres deben saber.

 

 

 

Es importante que, al preparar el biberón, tanto la higiene como la preparación, la dilución, la utilización y la conservación sean las adecuadas. Todos los utensilios utilizados para preparar el biberón se deben esterilizar. El biberón, la tetina y cualquier otro utensilio empleado se deben limpiar y esterilizar antes de cada toma para evitar que el bebé enferme o sufra diarrea.

Guía detallada de preparación de un biberón con fórmulas infantiles en polvo:

  • Paso 1: Llena el hervidor con 1 litro de agua potable del grifo (no utilices agua sin hervir)
  • Paso 2: Hierve el agua durante 1 minuto. Deja que se enfríe hasta que alcance una temperatura ambiente
  • Paso 3: Limpia y desinfecta la superficie que vayas a utilizar
  • Paso 4: Es muy importante lavarse bien las manos
  • Paso 5: Si utilizas un esterilizador de agua fría, elimina la solución sobrante del biberón y la tetina o enjuaga el biberón con agua hervida y enfriada del hervidor (no del grifo)
  • Paso 6: Coloca el biberón sobre una superficie limpia
  • Paso 7: Deja la tetina y el tapón del biberón sobre la tapa levantada del esterilizador. No los coloques en la superficie de trabajo
  • Paso 8 Sigue las indicaciones facilitadas en el envase y vierte en el biberón la cantidad de agua adecuada. Comprueba que el nivel de agua es correcto. Debes recordar llenar el biberón con agua antes de añadir la fórmula infantil en polvo
  • Paso 9: Llena el cacito medidor con fórmula infantil, siguiendo las indicaciones del envase, sin apretar y dejándolo al ras con el borde plano de un cuchillo limpio y seco, o el nivelador del envase. Los diferentes botes de fórmula infantil incluyen cacitos medidores específicos. Es preciso emplear el cacito medidor que se suministra en el bote de fórmula infantil en polvo que se esté utilizando
  • Paso 10: Sujeta el borde de la tetina y colócala en el biberón. A continuación, enrosca el anillo de retención en el biberón
  • Paso 11: Cubre la tetina con el tapón y agita el biberón hasta que se disuelva el polvo
  • Paso 12: Comprueba la temperatura del biberón dejando caer unas gotas en la cara interna de tu muñeca antes de dárselo al bebé. La temperatura del contenido debe ser similar a la del cuerpo, lo que significa que debes notar que está tibio o fresco, pero nunca ardiendo
  • Paso 13: Si sobra leche después de una toma, tírala
  • Paso 14: Limpia el biberón, la tetina y los utensilios inmediatamente después de utilizarlos

Lo que se debe y no se debe hacer al preparar un biberón:

  • Dado que las indicaciones de los distintos fabricantes varían en cuanto a la cantidad de agua y polvo que se debe utilizar, es importante seguir exactamente las indicaciones del envase.
  • Cuando prepares un biberón, no añadas más fórmula infantil en polvo de la que se indica, ya que podría causar estreñimiento y deshidratación al bebé. Y viceversa, una menor cantidad de la indicada podría significar una alimentación insuficiente
  • No añadas azúcar ni cereales al contenido del biberón
  • Nunca calientes el biberón en el microondas, porque el contenido se puede calentar de una manera desigual y producir quemaduras en la boca del bebé
  • Una vez preparada, la fórmula infantil se puede estropear con gran rapidez. Dale el biberón al bebé inmediatamente después de la preparación o tápalo y consérvalo en el frigorífico a 2-4 °C durante un máximo de 24 horas. No congeles la leche del biberón y no la utilices si ha permanecido fuera del frigorífico más de 2 horas. Si la leche del biberón ha estado en contacto con la boca del bebé, se puede utilizar antes de que trascurra 1 hora y no se debe conservar en el frigorífico
  • Tira la leche que quede en un biberón después de una toma y limpia los utensilios inmediatamente después de utilizarlos

No utilices agua embotellada al preparar un biberón

No se recomienda el agua embotellada para preparar un biberón porque no es estéril y puede contener demasiada sal (sodio) o sulfato. Si no te queda más remedio que utilizar agua embotellada para preparar un biberón, comprueba en la etiqueta que el contenido de sodio (o Na) sea menor de 200 miligramos (mg) por litro, y que el de sulfato (SO o SO4) no supere los 250 mg por litro. No suele ser estéril, por lo que deberás hervirla, como si fuera agua del grifo, antes de preparar el biberón.

Artículo relacionado:

Más información sobre cómo alimentar al bebé con biberón