Aprende a distinguir los signos que indican que el bebé está tomando leche suficiente para satisfacer sus necesidades nutricionales.

 

Signos de que el bebé está tomando suficiente leche

  • Después de la toma, el bebé parece relajado y contento
  • Debe tener un aspecto sano y ganar peso a partir de las dos primeras semanas
  • No debes sentir dolor en las mamas ni en los pezones
  • En las primeras 48 horas, es habitual que el bebé moje solo dos o tres pañales
  • A partir del quinto día los pañales mojados serán más frecuentes, por lo menos seis cada 24 horas
  • El bebé debe tener un aspecto sano y espabilado cuando está despierto

Alimentación a demanda

No hay horas establecidas para alimentar al bebé. Dale de comer tan a menudo como lo pida. Esto se conoce como alimentación dirigida por el bebé (o "a demanda"). Deja que el bebé decida cuándo tiene suficiente. No es necesario fijar un horario para las tomas. Al principio, te parecerá que no haces otra cosa más que dar el pecho, pero gradualmente tú y el bebé estableceréis una pauta de alimentación, y tu producción de leche se adaptará a ella.

Es importante que des el pecho por la noche, momento en el que sube el nivel de la hormona (prolactina) que estimula la secreción de leche.

Pañales mojados y deposiciones

Recuerda que esta es una norma orientativa; cada bebé es diferente. Si tienes dudas o te preocupa algo, no dudes en consultar con el pediatra.

Algunos bebés manchan el pañal en cada toma o cerca de cada toma. Otros, sobre todo los alimentados con leche materna, pueden estar sin hacer deposiciones durante varios días o incluso hasta una semana. Ambos casos son normales. También es normal que los bebés se esfuercen o incluso lloren al hacer de vientre. El bebé no está estreñido mientras las heces sean blandas, aunque no haya hecho ninguna deposición durante varios días.

La primera deposición del bebé está formada por lo que se conoce como meconio. Es una excreción viscosa de color negro verdoso. Es señal de que el intestino del bebé funciona normalmente.

Después de unos días, las deposiciones adquieren un color amarillo o mostaza. Las heces de los bebés alimentados con leche materna son líquidas e inodoras. Las heces de los bebés alimentados con leches artificiales tienden a ser más sólidas, de color marrón oscuro y olor más intenso.

Algunas fórmulas para lactantes pueden hacer que las heces del bebé adquieran un color verde oscuro. Si cambias de la lactancia materna a la alimentación con fórmula, comprobarás que las heces de tu bebé se vuelven más oscuras y más pastosas.