Infórmate de lo qué debes esperar respecto a las habilidades del lenguaje de tu hijo y de cómo fomentar mejor sus nuevas habilidades sociales.

 

Comunicación y desarrollo social

Las habilidades verbales de tu bebé siguen progresando. No obstante, si el niño centra su atención en otros hitos (como aprender a caminar), es posible que se frene ligeramente el desarrollo del lenguaje. En esta etapa su vocabulario es muy variable: es posible que pronuncie sus primeras palabras a los 12 meses y que sea capaz de decir cinco palabras o más a los 15 meses. Es posible que entienda el significado de hasta 70 palabras. Aproximadamente a los 18 meses se acelera el desarrollo del lenguaje y a menudo se incorporan palabras relacionadas con la percepción que empieza a tener de sí mismo, como "yo" y "mío" y "¡no!" cuando está disgustado. Las frases pueden aumentar a dos, tres o cuatro palabras, como "tú vete." "Quiero zumo." "¡No quiero coche!" y el vocabulario puede ampliarse a 20 palabras.

Ayúdale con un lenguaje conciso y fácil de entender, acompañado de gestos. Por ejemplo, utiliza frases cortas y un lenguaje sencillo ("autobús grande", "gato bonito"). Utiliza gestos, como mover la cabeza cuando digas “no”. Presenta una idea cada vez, como "Ponte los zapatos" al tiempo que le señalas sus pies. Si le pides demasiadas cosas a la vez (p. ej., "Ponte los zapatos, el abrigo y el gorro"), es posible que no te entienda. Muéstrale objetos a tu hijo y dile como se llaman, luego espera a que responda con una palabra, un gesto o un sonido.

Facilita la progresión lingüística de tu hijo usando sus palabras para formar frases correctas. Por ejemplo, si pide "¡leche!" le puedes responder diciendo "Quieres más leche en tu taza." Eso le ayudará a ampliar su vocabulario y a aprender la estructura de las frases. Juega con él a cosas que incluyan instrucciones sencillas, como "Tírame la pelota."

Entre los 12 y los 15 meses, tu hijo probablemente se divertirá imitando tus acciones, como hablar por teléfono o remover una cacerola. Contribuye a desarrollar la imaginación desbordante de tu hijo con juegos de escenificación: juegos de rol, marionetas, muñecas, bloques, figuras de animales y objetos que él vea en la "vida real" como utensilios de cocina de juguete, un teléfono de juguete o una escoba pequeña.

Actividades que estimulan el desarrollo infantil a partir de los 12 meses de edad

A tu alrededor encontrarás multitud de oportunidades para favorecer el desarrollo positivo de tu hijo. Utiliza tareas y acontecimientos de la vida cotidiana para ayudarle en su aprendizaje y desarrollo, procurándole todo el tiempo la mejor alimentación posible que facilitar el logro de hitos en su desarrollo.

Desarrollo de la comunicación

Unas buenas habilidades de comunicación pueden ser extremadamente beneficiosas cuando tu hijo madure. Promueve desde el principio el desarrollo de su lenguaje con actividades sencillas y divertidas como las siguientes:

  • Explícale cómo se hace una actividad
  • Explícale lo que haces a medida que lo vas haciendo. Habla con claridad
  • Deja que vea tu rostro cuando hables
  • De esta forma podrá ver cómo tu boca emite sonidos
  • Háblale a su altura
  • No hables como si fueras un bebé, ni uses palabras difíciles
  • Marca bien las sílabas
  • Escúchale
  • Haz que aumente la seguridad en sí mismo demostrándole que lo que dice es importante
  • Fomenta la comunicación
  • Di los nombres de objetos de vuestra vida cotidiana
  • Anímale a que los repita
  • No hagas hincapié en los errores
  • En su lugar, repite la frase entera diciendo la palabra correctamente
  • Lee con él todos los días
  • Una exposición temprana a la lectura favorece unas buenas habilidades de lectura en los niños en edad escolar
  • Lee libros predecibles
  • En poco tiempo, él estará "leyendo" por su cuenta
  • Usa el espejo
  • Deja que haga muecas y nombra las partes de su cuerpo
  • Explora su mundo
  • Pasea por el vecindario
  • Habla con él sobre lo que veáis
  • Juega a escribir
  • Si muestra interés en lápices y papel, deja que pruebe
  • Juega a esconder y buscar cosas
  • Esconde uno de sus juguetes favoritos y pídele que lo encuentre
  • Juega a poner nombres
  • Señala objetos familiares y pídele que diga su nombre
  • Representa la acción cuando digas su nombre, como nadar, saltar o dormir
  • Canta
  • Enséñale canciones infantiles, juegos con los dedos y otras canciones para aprender a contar. Escucha lo que hayáis grabado
  • Juega a imitar

Desarrollo social

El refuerzo positivo, la motivación y el apoyo son intrínsecos para el desarrollo emocional y social saludable de tu hijo. Algunas formas de ayudar a cultivar su crecimiento emocional y social son las siguientes:

  • Pasa tiempo con él
  • Tú eres su modelo de rol favorito
  • Establece una rutina
  • Tu hijo se sentirá cómodo y tranquilo en el entorno que le resulta familiar, pero puedes introducir algún pequeño cambio en condiciones especiales
  • Cógelo en brazos cuando esté disgustado
  • Háblale con tranquilidad y en voz baja hasta que se sienta mejor
  • Promueve la empatía
  • Comparte sus emociones. Déjale que vea que estás contento o triste cuando él lo está
  • Ten paciencia con las conductas regresivas
  • Mantén la calma y trata de entender su origen
  • Fomenta la comunicación. Di los nombres de objetos de vuestra vida cotidiana
  • Anímale a que los repita
  • Lee con él todos los días
  • Empieza con historias predecibles, para que él también pueda "leerlas"
  • Incorpóralas a vuestra rutina diaria
  • Usa el espejo
  • Deja que haga muecas y nombra las partes de su cuerpo
  • Explora su mundo
  • Pasea por el vecindario
  • Habla con él sobre lo que veáis
  • Enséñale a compartir
  • Ponle buenos ejemplos con tentempiés, juguetes o libros

¿Por qué es importante la alimentación?

Una alimentación saludable es importante porque proporciona la energía y los nutrientes necesarios para el crecimiento y el desarrollo de tu hijo. A partir de los 12 meses de edad, tu hijo se beneficiará de una dieta variada y saludable cada día a medida que desarrolla sus capacidades cognitivas, lingüísticas y sociales.

Una fórmula láctea infantil de etapa 3, como Enfamil Premium 3, es idónea para niños de 1 a 3 años como parte de una dieta equilibrada y variada. Enfamil Premium 3 contiene una combinación especial de ácido alfa-linolénico (ALA), hierro, calcio, zinc y vitaminas que favorece el desarrollo y el crecimiento normal de tu hijo.

  • El hierro favorece un desarrollo psicomotor normal, así como las funciones cognitivas e inmunológicas
  • El calcio es imprescindible para que los huesos tengan dureza, resistencia y elasticidad
  • El zinc y el ALA* contribuyen a un crecimiento normal

 

*Con una ingesta de 2 g de ácido alfa-linolénico al día.

Advertencia importante: Estas son solo normas orientativas. Ten en cuenta que el desarrollo típico de los niños pequeños es muy variable y que todos ellos alcanzan los hitos del desarrollo en momentos diferentes. Tu pediatra es quien mejor te puede asesorar sobre el cuidado y la alimentación de tu bebé.