Siempre es importante la preparación y la manipulación segura de los alimentos, pero durante el embarazo es aún más esencial. Como el embarazo afecta a tu sistema inmunitario, tú y tu futuro hijo sois más sensibles a las bacterias, virus y parásitos que causan enfermedades transmitidas por los alimentos. Tu bebé también será sensible a las toxinas de los alimentos que tomes, como el mercurio de algunos tipos de pescado.

Encuentra aquí más información sobre los alimentos que hay que limitar o evitar durante el embarazo.

Limpiar

  • Lávate bien las manos con jabón y agua tibia durante al menos 20 segundos:
    • Antes y después de manipular alimentos
    • Después de usar el servicio
    • Después de cambiar el pañal
    • Después de jugar con mascotas
  • Lava a conciencia frutas y hortalizas
  • Lava bien los utensilios, los platos y las tablas de cortar después de preparar cada alimento y antes de pasar al siguiente
  • Lava las superficies de la cocina después de preparar alimentos
  • Limpia la nevera con frecuencia usando agua jabonosa caliente

Separar

  • Mantén las carnes de ave y vacuno, los mariscos y los huevos crudos separados de los demás alimentos en el carro de la compra y la nevera
  • Guarda las carnes de ave y vacuno con una doble envoltura en la nevera o el congelador para que no goteen
  • Reserva una tabla de cortar para las carnes y los mariscos

Enfriar

  • Mantén la nevera a menos de 4ºC y el congelador a menos de -18ºC
  • Enfría o congela los alimentos perecederos en menos de 2 horas
  • Descongela los alimentos dentro del la nevera, en agua fría, o en el microondas; no los dejes descongelar a la temperatura ambiente

Cocinar

  • Cocina bien las carne de vacuno y de ave y el pescado y usa un termómetro para alimentos para comprobar la temperatura interior
    • Aves de corral: se cocinan al menos a 74ºC
    • Carne picada: se cocina al menos a 71ºC
    • Carne no picada: se cocina al menos a 63ºC
    • Pescado: a 63ºC o hasta que la carne se vuelva opaca (de un color blanco lechoso)
  • Cocina los huevos hasta que la yema y la clara estén firmes
    • Huevos fritos: 2-3 minutos por lado
    • Huevos cocidos: 7 minutos
  • Gira el plato al recalentar alimentos en un microondas y asegúrate de que están bien cocinados por todas partes

Descarga nuestra hoja de ayuda para más información sobre nutrición y cómo mantener una dieta sana durante el embarazo.

 

ADVERTENCIA IMPORTANTE: La leche materna es la mejor nutrición para los lactantes. La decisión de suspender la lactancia materna puede ser difícil de revertir y la incorporación de la alimentación parcial con biberón puede reducir la producción de leche materna. Cualquier error en el seguimiento de las indicaciones de preparación puede ser perjudicial para la salud del bebé. Los padres deben recibir siempre el asesoramiento de un profesional sanitario independiente sobre la alimentación de su bebé. Los productos de Mead Johnson deben utilizarse bajo supervisión médica.