Alfa y beta-palmitato son ambas formas de ácido palmítico, el principal ácido graso en la leche materna, pero tienen estructuras químicas ligeramente diferentes. La leche materna contiene ambos tipos de ácido palmítico, pero la mayor parte se encuentra en forma de beta-palmitato. En el aceite de palma usado en Enfamil, está presente principalmente como alfa-palmitato. La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) no han encontrado ningún beneficio asociado con el uso de beta-palmitato en las fórmulas infantiles, en lugar de otras grasas.