Más información acerca de las deposiciones del bebé y cómo pueden ser estas una señal de buena salud.

 

 

 

La primera deposición del bebé está formada por algo denominado meconio. Se trata de una sustancia pegajosa y de color verdoso/negro. A los pocos días, cambiará a un color amarillo o mostaza. Las heces de los bebés alimentados con leche materna son líquidas e inodoras. Si cambias de la lactancia materna a la alimentación con fórmula, comprobarás que las heces de tu bebé se vuelven más oscuras y más pastosas.

¿Con qué frecuencia debería hacer de vientre mi bebé?

Algunos bebés manchan el pañal en cada toma o cerca de cada toma. Otros, sobre todo los alimentados con lactancia materna, pueden estar sin hacer deposiciones durante varios días o incluso hasta una semana. Ambos casos son normales. También es normal que los bebés se esfuercen o incluso lloren al hacer de vientre. El bebé no está estreñido mientras las heces sean blandas, aunque no haya hecho ninguna deposición durante varios días.

Cada bebé es diferente. Tu pediatra es el que mejor te puede asesorar sobre el cuidado de tu hijo. Consulta al pediatra o al médico si tienes alguna duda.

¿Es normal que las heces de mi bebé cambien?

Las heces del bebé probablemente variarán de día en día o de una semana para otra. Si adviertes un cambio notable de cualquier tipo, como que las heces comienzan a oler mal, son muy acuosas o más duras, sobre todo si hay sangre en ellas, deberás hablar con el pediatra o el auxiliar sanitario.