Descubre qué hitos conseguirá tu bebé a los 3 meses de edad.

 

 

 

 

Tu bebé está desarrollando sus habilidades visuales, cognitivas y motoras a una velocidad sorprendente y aparentemente de forma espontánea. Por ejemplo, alarga la mano hacia un juguete y al tocarlo suena una música. La siguiente vez que lo toca, sucede lo mismo. Así que ahora sabe lo que puede esperar y, por tanto, ha aprendido por descubrimiento. Su fuerza está aumentando, y ahora ya es capaz de sujetar la cabeza unos minutos cuando está bien sentado.

A partir de ahora, es posible que empiecen a desaparecer las conductas reflexivas iniciales en respuesta a estímulos, aunque algunas se mantendrán todavía durante varios meses:

  • Reflejo de búsqueda: Si tocas o rozas la mejilla de tu bebé con el dedo, el pezón o la tetina, girará la cabeza en esa dirección y abrirá la boca para "engancharse". Este reflejo ayuda al bebé a encontrar el pecho o el biberón y empezar a alimentarse
  • Reflejo de succión: Cuando algo toque sus labios o su paladar, el bebé empezará a succionar. De esta forma se estimula la deglución y el bebé se calma. Los bebés tienen también el reflejo de llevarse la mano a la boca junto con el reflejo de engancharse al pecho y succionar y pueden chuparse los dedos o las manos
  • Reflejo de sobresalto: Ya experimentaste sus primeros movimientos reflejos de sobresalto con sus patadas en el útero. Estos movimientos repentinos y bruscos y el llanto como respuesta a ruidos fuertes o movimientos rápidos desaparecen en 5-6 meses
  • Reflejo de prensión: Coloca un dedo en la palma de una de las manos de tu bebé, o en la planta de uno de sus pies y te lo agarrará con fuerza. La fuerza de un recién nacido puede ser sorprendente

¿Por qué es importante la alimentación?

El pediatra es quien mejor te puede asesorar sobre el cuidado y la alimentación de tu bebé.

El crecimiento del cerebro depende críticamente de la calidad de la alimentación del niño. Si le estás dando el pecho, recuerda que la calidad y la cantidad de la leche dependen de que tu ingesta de alimentos sea adecuada, por lo que es fundamental que sigas una dieta equilibrada que contenga cantidades suficientes de nutrientes, no solo para tu salud y bienestar, sino también para el desarrollo adecuado de tu bebé.