Más información sobre la manera de favorecer el desarrollo físico, la coordinación de las manos y los ojos y la atención visual de los niños a partir de los 24 meses de edad.

 

A medida que mejora su fuerza, su coordinación y su equilibrio, puede ser capaz de subir escaleras de una en una y mantener el equilibrio sobre un pie (24-30 meses). Es posible incluso que sea capaz de caminar hacia atrás. Ayúdale a desarrollar sus crecientes habilidades físicas explorando su mundo: pasea por el vecindario y habla de lo que veáis. Llévale al parque. Practica a saltar de un punto a otro: finge que sois ranas que saltan de un nenúfar a otro, o coloca aros en el suelo y trata de saltar aterrizando en mitad de cada uno de ellos.

Entre los 30 y los 36 meses, las capacidades físicas de tu hijo habrán progresado de tal forma que podrá vestirse solo y pedalear en un triciclo. Puede que muestre interés por trepar. Ten en cuenta que subir trepando es mucho más fácil que bajar, por lo que deberás quedarte cerca y vigilarle cuando trepe. Ofrece a tu hijo activo muchas oportunidades diferentes para que practique habilidades más avanzadas, como trepar en el parque o montar en triciclo por el vecindario.

Sus habilidades de motricidad fina mejorarán mucho en los próximos meses. Puede que sea un competente creador de garabatos que esté ya preparado para dibujar un círculo o una línea vertical (30 meses), posiblemente sujetando entre los dedos un rotulador o un lápiz. Anímale a hacer garabatos y dibujos para mejorar la coordinación de sus ojos y sus manos y la atención visual.

Además, puede que haya aprendido a abrir una puerta o desenroscar una tapa, lo que significa que debes reforzar tus medidas de seguridad en casa para protegerle de cualquier peligro potencial ante las nuevas habilidades de tu hijo.

¿Por qué es importante la alimentación?

Tu hijo necesita cantidades suficientes de calorías y nutrientes para tener energía suficiente que le permita explorar, descubrir y aprender. Una buena alimentación es esencial para que su desarrollo general sea óptimo a largo plazo.

Una fórmula láctea infantil de etapa 3, como Enfamil Premium 3, es idónea para niños de 1 a 3 años como parte de una dieta equilibrada y variada. Enfamil Premium 3 contiene una combinación especial de ácido alfa-linolénico (ALA), hierro, calcio, zinc y vitaminas que favorece el desarrollo y el crecimiento normal de tu hijo.

  • El hierro favorece un desarrollo psicomotor normal, así como las funciones cognitivas e inmunológicas
  • El calcio es imprescindible para que los huesos tengan dureza, resistencia y elasticidad
  • El zinc y el ALA* contribuyen a un crecimiento normal

 

*Con una ingesta de 2 g de ácido alfa-linolénico al día.

Advertencia importante: Estas son solo normas orientativas. Ten en cuenta que el desarrollo típico de los niños pequeños es muy variable y que todos ellos alcanzan los hitos del desarrollo en momentos diferentes. Tu pediatra es quien mejor te puede asesorar sobre el cuidado y la alimentación de tu bebé.