Más información sobre el desarrollo físico de los niños a partir de los 12 meses de edad y las etapas que atraviesan para aprender a caminar.

 

La movilidad vertical independiente es el siguiente hito importante en el desarrollo físico de tu hijo. Entre los 11 y los 18 meses de edad, tu hijo podrá mantenerse de pié sin ayuda y dará sus primeros pasos. Al principio, los niños pequeños caminan de forma muy inestable, con los pies muy separados para darse equilibrio. Con la práctica, aprenden a mantener el equilibrio y aumenta su estabilidad y velocidad. Entre los 15 y los 19 meses de edad, es posible que prueben a caminar hacia atrás o tirando una pelota. Más adelante, en torno a los 24 meses, su equilibrio habrá progresado hasta el punto de que podrán sentarse en cuclillas. Fomenta esta movilidad independiente sujetándole de la mano cuando lo necesite y elogiando mucho sus logros. Cuando esté preparado para ello, plantéale retos con tareas adecuadas a sus habilidades, como trepar por una montaña de almohadas o tirar una pelota a una papelera.

Actividades que estimulan el desarrollo infantil a partir de los 12 meses de edad

La capacidad física de tu hijo está aumentando rápidamente. Algunas actividades ideales para promover su desarrollo motor son las siguientes:

Actividades de motricidad gruesa (músculos grandes)

  • Diversifica el terreno por el que camina tu hijo: empieza por una superficie suave y lisa hasta que aprenda a caminar y luego llévale al parque o a la playa
  • Deja que investigue las escaleras, pero solo cuando puedas estar con él para garantizar su seguridad. De lo contrario, utiliza una barrera de seguridad infantil para bloquear el paso
  • Explora el vecindario. Pasea con él y su juguete de arrastre
  • Juega con él al aire libre. Dibuja en la acera con una tiza o juega en el arenero
  • Juega a atrapar pompas de jabón o al pilla pilla.

Actividades de motricidad fina (músculos pequeños)

  • Juega a introducir cuentas grandes en una sarta
  • Juega a carga un camión con coches pequeños
  • Dobla ropa con él
  • Amasa y extiende plastilina
  • Lee con él. Deja que sujete el libro y que pase las páginas que hayáis leído
  • Presiona botones de juguetes como teléfonos, mandos a distancia y cajas registradoras
  • Juega con él al aire libre. Dibuja en la acera con una tiza o juega en el arenero

 

¿Por qué es importante la alimentación?

Con una dieta equilibrada, tu hijo recibe el combustible y la energía diaria que necesita su cuerpo en crecimiento.

Una fórmula láctea infantil de etapa 3, como Enfamil Premium 3, es idónea para niños de 1 a 3 años como parte de una dieta equilibrada y variada. Enfamil Premium 3 contiene una combinación especial de ácido alfa-linolénico (ALA) , hierro, calcio, zinc y vitaminas que favorece el desarrollo y el crecimiento normal de tu hijo.

  • El hierro favorece un desarrollo psicomotor normal, así como las funciones cognitivas e inmunológicas
  • El calcio es imprescindible para que los huesos tengan dureza, resistencia y elasticidad
  • El zinc y el ALA* contribuyen a un crecimiento normal

 

*Con una ingesta de 2 g de ácido alfa-linolénico al día.

Advertencia importante: Estas son solo normas orientativas. Ten en cuenta que el desarrollo típico de los niños pequeños es muy variable y que todos ellos alcanzan los hitos del desarrollo en momentos diferentes. Tu pediatra es quien mejor te puede asesorar sobre el cuidado y la alimentación de tu bebé.