Las embarazadas y las madres que dan el pecho necesitan ciertos nutrientes para construir una base sólida para el desarrollo de su bebe. Por ello, compartimos aquí unas deliciosas recetas que incorporan estos nutrientes.

El salmón es una fuente excelente de DHA (un ácido graso omega 3). Tu ingesta de DHA durante el embarazo contribuye al desarrollo normal del cerebro y la vista del bebé. Aprende más sobre el DHA.

Salmón horneado lentamente con salsa de tomate, naranja y albahaca

  • Tiempo de preparación: 10 minutos
  • Tiempo de cocinado: 20-30 minutos
  • Cantidad: 4 raciones

El salmón horneado a baja temperatura es fácil de preparar y queda muy jugoso.

Salmón

500 g filete de salmón con piel
5 ml aceite de oliva
  sal y pimienta negra molida al gusto 

Salsa

750 g tomates de huerta, lavados (unos 6 medianos)
10 ml aceite de oliva virgen extra
5 ml ajo picado
1 naranja mediana
2 ml maicena
30 ml
hojas de albahaca fresca (lavadas y picadas)

Para hacer el salmón:

  1. Precalentar el horno a 150 ºC
  2. Colocar el salmón con la piel hacia abajo en una bandeja de horno sin engrasar. Untar la superficie con aceite de oliva y salpimentar
  3. Hornear durante 20 o 30 minutos, o hasta que la carne en la parte más gruesa parezca cocinada (separar la carne con la punta de un cuchillo de pelar para comprobarlo)

Para preparar la salsa:

  1. Mientras el salmón está en el horno, lavar los tomates y cortarlos por la mitad transversalmente. Extraer las semillas y desecharlas. Poner un rallador en un bol mediano. Con la mano extendida, pasar el lado cortado de cada mitad del tomate sobre el lado rugoso del rallador hasta que solamente quede la piel; desechar las pieles
  2. Calentar el aceite en una sartén grande a fuego medio; añadir el ajo y mover hasta que comience a tomar color y desprenda aroma (unos 30 segundos). Añadir los tomates rallados y hervir a fuego lento hasta que se haya evaporado casi toda la parte acuosa (unos 10 minutos), removiendo de vez en cuando
  3. Rallar 5 ml de cáscara de naranja y exprimir 45 ml de zumo de naranja. Mezclar la ralladura y el zumo con la maicena, y remover hasta que se disuelva la maicena
  4. Añadir la mezcla a la salsa de tomate junto con la albahaca lavada y picada; remover brevemente hasta que la salsa vuelva a hervir
  5. Utilizar una espátula metálica para retirar las porciones de salmón, dejando la piel en la bandeja. Servir con la salsa por encima