Más información sobre síntomas y causas frecuentes de diarrea.

 

 

 

 

La mayoría de los bebés hacen deposiciones blandas de vez en cuando. La diarrea se produce cuando el bebé tiene deposiciones frecuentes y acuosas. La puede causar una infección e ir acompañada de vómitos. A esto se le denomina gastroenteritis (infección en el estómago).

La diarrea y los vómitos son más graves en los bebés que en niños de mayor edad, ya que pueden perder mucho líquido con facilidad y deshidratarse. El bebé puede volverse apático o irritable, tener la boca seca y la piel laxa, pálida o con manchas, y los ojos y la fontanela (la parte blanda de la parte superior de la cabeza) pueden parecer hundidos. Si se deshidrata, es posible que no orine mucho. Puede perder el apetito y tener las manos y los pies fríos. Puede resultar difícil saber cuánto orina cuando hay diarrea.

Cuándo llamar al pediatra

Consulta al pediatra o al médico urgentemente si tu bebé ha hecho seis o más deposiciones con diarrea en las últimas 24 horas, o si ha vomitado tres veces o más en las últimas 24 horas. Si tu bebé está enfermo (está menos receptivo, tiene fiebre u orina poco) o si ha estado vomitando más de un día, llévalo inmediatamente al pediatra.

Consulta al pediatra o al médico y sigue sus instrucciones. A continuación se indican solo unas directrices generales:

  • Dale más líquidos. Es posible que tu pediatra te recomiende darle líquidos de rehidratación oral entre tomas o después de cada deposición acuosa
  • No dejes de darle leche maternizada. Dale más líquidos además de leche
  • Asegúrate de que todos los componentes de la familia se lavan las manos a menudo con agua templada y jabón a fin de evitar la propagación de la infección
  • No compartáis toallas
  • No lleves a tu bebé a nadar a una piscina durante dos semanas tras el último episodio de diarrea