Los niños pequeños siguen desarrollando muchas de las habilidades que ya han adquirido alrededor de su primer cumpleaños, como caminar y hablar. Al mismo tiempo, comienzan a percibirse como un ser individual, independiente de ti. Para ayudar a tu hijo a que prosiga su desarrollo, basta con que sigas aportándole cariño, interacción y una buena alimentación.

A continuación encontrarás otros hitos en el desarrollo que probablemente verás en tu hijo en crecimiento.

Desarrollo cognitivo

Tu hijo sigue muy ocupado explorando su mundo y le encanta averiguar cómo funcionan los objetos. Espera de él que lance objetos, les de patadas o apile cosas. Menos mal que también empieza a sentir interés por actividades más tranquila: es posible que le guste ver libros con dibujos o inventarse historias con muñecas o animales de peluche. Tu hijo empieza también a entender para lo que sirven algunos objetos cotidianos, como un cepillo o una cuchara. Más información sobre el desarrollo cognitivo de los niños. 

Desarrollo motor

Tu hijo ya puede caminar solo e incluso es posible que sea capaz de subir escaleras o correr. La coordinación de la motricidad fina en la mayoría de los niños ha mejorado lo suficiente para que puedan realizar movimientos complejos como agarrar una cuchara o un rotulador o ayudar a vestirse y desvestirse. Más información sobre el desarrollo motor de los niños.

Comunicación

El lenguaje es un área en el que los niños pueden mostrar grandes diferencias. A esta edad, son capaces de decir entre 6 y 20 palabras, pero entenderán muchas más. Tu hijo te dirá también lo que quiere señalando con el dedo y moviendo la cabeza de un lado para otro o de arriba abajo, y combinando sonidos y gestos. ¡Es posible que empieces a oír la palabra ‘no’ cuando empiece a reivindicar su independencia! Más información sobre el desarrollo del lenguaje en los niños.

Desarrollo social

Con todo este sorprendente desarrollo, ¡puede producirse alguna pequeña frustración de vez en cuando! Tu hijo puede tener rabietas y empezar a ser melindroso con lo que come. Es posible también que empiece a mostrar cierta ansiedad extraña y que se agarre a ti ante situaciones nuevas. Las rabietas forman parte normal del crecimiento, pero son más frecuentes cuando el niño está cansado o tiene hambre. Intenta mantener la calma y anticiparte a los hechos, para que puedas evitar situaciones que probablemente vayan a provocarle una rabieta. Más información sobre el desarrollo social de los niños.

 

ADVERTENCIA IMPORTANTE: La leche materna es la mejor nutrición para los lactantes. La decisión de suspender la lactancia materna puede ser difícil de revertir y la incorporación de la alimentación parcial con biberón puede reducir la producción de leche materna. Cualquier error en el seguimiento de las indicaciones de preparación puede ser perjudicial para la salud del bebé. Los padres deben recibir siempre el asesoramiento de un profesional sanitario independiente sobre la alimentación de su bebé. Los productos de Mead Johnson deben utilizarse bajo supervisión médica.