Para celebrar los primeros 12 meses de tu bebé, te indicamos algunos de los aspectos más destacados de su desarrollo hasta ahora.

 

Asombra pensar cómo tu bebé ha crecido hasta convertirse en una personita única capaz de hacer cosas que parecían inconcebibles cuando lo viste por primera vez. Y a medida que entre en su segundo año de vida, irá alcanzando hitos importantes, posiblemente incluso andar y hablar. Pero recuerda que el ritmo de desarrollo varía enormemente de un niño a otro. Haz todo lo que puedas para alentar a tu bebé, desde darle una buena alimentación hasta estar a su lado cuando se caiga, y alcanzará estos objetivos cuando esté preparado.

Cognitivos

Está madurando la capacidad del niño para pensar y entender. Puede ser capaz de responder a peticiones sencillas como "Dame un beso" o a preguntas como "¿Dónde estás el perrito?". Está empezando a darse cuenta de que los objetos tienen nombres y funciones, e intentará constantemente averiguar cómo funcionan las cosas copiándote o probando por su cuenta.

Motores

A los 12 meses, alrededor de uno de cada cuatro niños empieza a andar bien, pero aunque tu bebé todavía no lo haya conseguido del todo, estará más fuerte y tendrá más coordinación, y probablemente pueda mantenerse de pie sujetándose a ti o a un mueble. Puede desplazarse de un mueble a otro, e incluso atreverse a dar unos pasitos solo. Ahora que el niño se muestra más atrevido, asegúrate de que tenga algunas zonas seguras que explorar: al dejarle hacer sus propios descubrimientos, aumentarás su confianza.

Al coordinar mejor las manos y la vista, puede que el niño use los dedos y las manos para aprender tareas importantes, como sujetar una taza para comer solo e intentar juegos nuevos que exijan mayor habilidad motriz, como pasar las páginas de un cuento y coger objetos muy pequeños.

Comunicación

¿Fue eso una primera palabra? Las primeras palabras son siempre sustantivos; “ma ma” y “pa pa” son primeras palabras comunes en cerca de la mitad de los niños. El niño también puede llamar “ba ba” a su biberón o manta. Este es un importante paso hacia adelante: tu bebé relaciona sonidos con los objetos e intenta decirlos igual que tú. También puedes ayudarle a desarrollar el lenguaje repitiéndole la palabra correcta cuando te refieras al objeto. Aunque el niño no diga palabras aún, probablemente esté comunicándose bien mediante gestos, como señalando y extendiendo los brazos para que le cojan.

Sociales

Tu hijo de 1 año se ha convertido en un pequeño imitador, pero este avance es más que un simple juego. Está practicando cómo actúan las personas; por ejemplo, se pasa por la cabeza un cepillo del pelo, igual que lo haces tú.

A esta edad, es probable que tu bebé sea muy afectuoso con sus más próximos, pero todavía puede sentirse inquieto ante los desconocidos; es lo que se llama temor a los extraños. La ansiedad por la presencia de extraños es apropiada a esta edad desde el punto de vista evolutivo; ten paciencia, ya que esta fase pasará, y no fuerces ninguna interacción.

También es común la ansiedad por la separación mientras el niño empieza a procesar la idea de que las cosas que no puede ver (como tú) siguen estando en alguna parte. Una separación rápida y una señal familiar (como decir adiós con la mano) pueden ayudarte a comunicar a tu hijo que sólo es una ausencia temporal. También puedes hacer que la persona que se quede a cuidarle le distraiga con una actividad nueva.

 

ADVERTENCIA IMPORTANTE: La leche materna es la mejor nutrición para los lactantes. La decisión de suspender la lactancia materna puede ser difícil de revertir y la incorporación de la alimentación parcial con biberón puede reducir la producción de leche materna. Cualquier error en el seguimiento de las indicaciones de preparación puede ser perjudicial para la salud del bebé. Los padres deben recibir siempre el asesoramiento de un profesional sanitario independiente sobre la alimentación de su bebé. Los productos de Mead Johnson deben utilizarse bajo supervisión médica.