Descubre estas actividades para la hora del juego en niños mayores de 24 meses.

 

 

 

Deja que tu hijo aprenda jugando.

Deja que explore formas y tamaños.

A los niños de muy corta edad les encanta jugar con arroz crudo, habichuelas crudas, fideos secos, copos de avena deshidratados, etc. pueden mejorar sus habilidades de motricidad fina jugando con estos alimentos, ya sea a medirlos, recogerlos o tirarlos. Por supuesto, esto lo puedes hacer únicamente con niños que no se lleven cosas a la boca, porque corren el peligro de atragantarse.

Agáchate y baila con él

Enciende un CD infantil o un canal de música infantil en TV. Tu hijo se moverá y jugará, especialmente si cantas y bailas con él. Este juego mejora las habilidades de motricidad gruesa de tu hijo, además de las habilidades del lenguaje y la escucha, si repite la letra de la canción.

Juega a ponerle nombre a los animales

Imprime algunas imágenes de animales, pégalas a una cartulina y ponles debajo su nombre: vaca, cabra, cerdo, perro, etc. Muestra a tu hijo la cartulina y enséñale los nombres de los animales al tiempo que señalas cada imagen. Haz también los sonidos de los animales. Cuelga la cartulina en una pared o en el refrigerador a la altura de tu hijo. Puedes usar esta cartulina para "examinar" a tu hijo a medida que desarrolla sus habilidades del lenguaje y es capaz de hacer los sonidos de los animales o de señalar cada uno de ellos y decir su nombre.

Haz un puzle "personalizado"

Corta una foto grande de tu hijo en formas geométricas sencillas. Cuantas más piezas cortes, más difícil será recomponer el puzle. Dale el puzle a tu hijo para que lo recomponga. Le encantará ver su propia cara.

Juega a golpear una pelota

Ata una cuerda a una pelota o balón de playa y anuda el extremo al dintel de una puerta o al techo, o a una valla en el exterior. La cuerda debe tener longitud suficiente para que tu hijo pueda llegar a la bola cuando se ponga de pie. El objetivo es que tu hijo golpee la bola al tiempo que mantiene el equilibrio. En el caso de niños de más edad, puedes acortar la cuerda para que la bola quede más alta y le cueste más llegar a ella (con lo que le resultará más difícil mantener el equilibrio) o tenga que saltar para golpearla.

Juega a los bolos con tubos de cartón

Coloca en el suelo tubos de papel cocina o papel higiénico como si fueran bolos. Enseña a tu hijo cómo se hace rodar la pelota contra los tubos para tirarlos y cuenta cuántos se han caído. Compite con él para ver quién consigue tirar más "bolos".

¿Por qué es importante la alimentación?

Tu hijo necesita cantidades suficientes de calorías y nutrientes para tener energía suficiente que le permita explorar, descubrir y aprender. Una buena alimentación es esencial para que su desarrollo general sea óptimo a largo plazo.

Una fórmula láctea infantil de etapa 3, como Enfamil Premium 3, es idónea para niños de 1 a 3 años como parte de una dieta equilibrada y variada. Enfamil Premium 3 contiene una combinación especial de ácido alfa-linolénico (ALA) , hierro, calcio, zinc y vitaminas que favorece el desarrollo y el crecimiento normal de tu hijo.

  • El hierro favorece un desarrollo psicomotor normal, así como las funciones cognitivas e inmunológicas
  • El calcio es imprescindible para que los huesos tengan dureza, resistencia y elasticidad
  • El zinc y el ALA* contribuyen a un crecimiento normal

 

*Con una ingesta de 2 g de ácido alfa-linolénico al día.

Advertencia importante: Estas son solo normas orientativas. Ten en cuenta que el desarrollo típico de los niños pequeños es muy variable y que todos ellos alcanzan los hitos del desarrollo en momentos diferentes. Tu pediatra es quien mejor te puede asesorar sobre el cuidado y la alimentación de tu bebé.