Hasta un 30 % de los lactantes sufren cólicos, un patrón de comportamiento de llanto excesivo sin causa conocida.

 

 

Los bebés son llorones. Es una de las cosas que mejor saben hacer. (Es decir, cuando no están durmiendo, comiendo o haciendo que nos derritamos). Pero algunos recién nacidos lloran más fuerte y durante más tiempo que otros, aunque no tengan hambre, no estén cansados ni necesiten un cambio de pañal. A menudo se le echa la culpa al cólico de estos episodios de llanto. De todos modos, deberás ponerte en contacto con el pediatra siempre que te preocupe el comportamiento del bebé.

¿Qué es un cólico?

Hasta un 30 % de los lactantes sufren cólicos, un patrón de comportamiento de llanto excesivo sin causa conocida.

Lactantes que sufren cólicos

El cólico tiende a seguir una pauta de tres repeticiones: llanto durante más de tres horas al día (generalmente por la noche), más de tres días a la semana y durante más de tres semanas.

Si tu bebé sufre cólico, es posible que encoja las piernas sobre la tripa, que ventosee y que tenga la tripa tensa y llena de aire. Este comportamiento (marcado por un llanto inconsolable) suele comenzar a las pocas semanas del nacimiento, alcanza un máximo en la sexta semana y afortunadamente desaparece por sí solo hacia el cuarto mes del lactante.

¿Cuál es la causa de los cólicos?

Los expertos no están seguros de la causa de los cólicos ni de por qué unos bebés los sufren y otros no. Sin embargo, existen algunas teorías.

Un sistema nervioso inmaduro. El hecho de que la mayoría de los lactantes superen los cólicos a los cuatro meses de edad respalda la causa de desarrollo neurológico del cólico.

Un sistema digestivo sensible. La palabra cólico procede del griego kolikos, que significa colon. Algunas teorías sugieren que el cólico se produce cuando el alimento se desplaza con demasiada rapidez por el sistema digestivo del bebé o no se ha digerido por completo. Es verdad que los bebés que sufren cólico suelen tener problemas de gases. Lo que no está claro es si los gases causan los cólicos o los bebés con cólico son propensos a problemas de gases porque tragan demasiado aire al llorar.

Alergia a las proteínas de la leche de vaca. El cólico, o el llanto inconsolable, es el distintivo de una alergia alimentaria infantil muy común denominada alergia a las proteínas de la leche de vaca (una alergia a las proteínas de la leche que se encuentran de forma natural en los productos lácteos). La alergia a la leche de vaca afecta a entre el 2 % y el 7,5 % de los lactantes. Un lactante alimentado con una fórmula infantil que tenga alergia a las proteínas de la leche de vaca puede reaccionar a las proteínas de leche de vaca que se encuentran en las fórmulas infantiles convencionales. Un bebé alimentado con leche materna puede estar expuesto a fragmentos de proteínas de leche de vaca de la dieta de la madre (pueden pasar a la leche materna). La alergia a las proteínas de la leche de vaca en bebés alimentados con leche materna es rara; si se diagnostica, por lo general, se modifica la dieta de la madre de manera que pueda seguir amamantando.

Consejo para los padres

Cuidar a un bebé que sufre cólicos puede resultar preocupante para los padres, sobre todo en el caso de los padres primerizos. Es importante recordar que:

  • Los cólicos de vuestro bebé no son culpa vuestra – No significa que vuestro bebé esté enfermo ni que vosotros estéis haciendo algo mal, o que el bebé os esté rechazando
  • Vuestro bebé mejorará con el tiempo
  • Debéis preocuparos por vuestro bienestar – Si es posible, pedid a amigos y familiares que os ayuden, ya que es importante que os toméis un descanso, y dormid cuando vuestro bebé duerma

Recomendaciones para ayudar a tu bebé

En la actualidad, no existe ningún método establecido que funcione para todos los bebés con cólico. Sin embargo, hay varias técnicas que pueden ayudarle, por ejemplo:

  • Abrazarle durante un episodio de llanto
  • Evitar que trague aire manteniéndolo vertical durante la lactancia
  • Bañarlo con agua templada
  • Darle un suave masaje en la tripa

Algunos bebés también pueden mejorar con algún cambio en su dieta, por ejemplo, añadir unas gotas a la leche materna o fórmula infantil puede ayudar a la digestión y liberar burbujas de gases retenidas en el aparato digestivo del bebé. Pide consejo al pediatra.

Para más información sobre Alergia a la proteína de la leche de vaca pincha aquí:

http://www.alergiaalaleche.es/

Artículo relacionado:

¿Qué es la alergia a las proteínas de la leche de vaca?