Tú puedes ayudar a estimular el asombroso desarrollo de tu bebé. Además de una buena alimentación, muchas actividades sencillas que forman parte del amor y los cuidados que le das todos los días le ayudarán a crecer y a aprender.

 

 

 

Desarrollo cognitivo

Observarás que tu bebé empieza a mostrar interés por los rostros. Pasa tiempo con tu bebé cara a cara y establece contacto visual con él a menudo. Muéstrale fotos de familiares y amigos y señala sus rostros sonrientes.

Juega a Cucú-tras. Al principio, el bebé no lo captará y se sorprenderá cada vez que te vea reaparecer, pero este juego le ayuda a empezar a entender el concepto de permanencia de los objetos. Lee más sobre el juego Cucú-tras.

Cambia la decoración. Cuelga un espejo irrompible y a prueba de niños o cuadros de colores vivos cerca del cambiador o la cuna para estimular su desarrollo visual.

Desarrollo motor

Sigue colocando al bebé un rato boca abajo, apoyado sobre la tripa. Cuando tu bebé esté despierto y alerta, puedes ponerle boca abajo, apoyado sobre la tripa, durante unos minutos, para favorecer el desarrollo de las habilidades motoras necesarias para rodar, gatear y sentarse. Lee más sobre esta actividad.

Ponle objetos a su alcance. Coloca a tu bebé en una colchoneta o alfombra de juego y anímale a alcanzar y agarrar cosas. Muéstrale objetos o juguetes colocados delante, por encima, por debajo o en un lateral de su campo de visión para ayudarle a desarrollar la percepción de la profundidad y la coordinación entre manos y ojos.

Deja que agarre cosas Cuando el bebé abra las manos, dale objetos de distintas texturas para que los agarre. Prueba con juguetes como sonajeros o carracas; ¡a tu bebé le encantará agitarlos y hacer ruido con ellos!

Comunicación

Utiliza su lenguaje. Ayuda a tu bebé a aprender los patrones del habla utilizando el “parentés” (o también llamado lenguaje de los bebés). Describe las cosas que os rodean pronunciando las palabras correctamente, pero con un timbre más agudo y en tonos exagerados para ayudar a mantener la atención del bebé.

Anímale a mantener una conversación. Cuando tu bebé haga gorgoritos y otros sonidos, haz tu también gorgoritos y muestra tu entusiasmo. Tu respuesta le hará saber que le estás escuchando y le animará a hablar contigo todavía más.

Haz que se ría. Una forma segura de hacerle reír es haciéndole cosquillas o soplándole en la barriga. Ríe con él y utiliza expresiones faciales exageradas para animarle a reír más.

 

ADVERTENCIA IMPORTANTE: La leche materna es la mejor nutrición para los lactantes. La decisión de suspender la lactancia materna puede ser difícil de revertir y la incorporación de la alimentación parcial con biberón puede reducir la producción de leche materna. Cualquier error en el seguimiento de las indicaciones de preparación puede ser perjudicial para la salud del bebé. Los padres deben recibir siempre el asesoramiento de un profesional sanitario independiente sobre la alimentación de su bebé. Los productos de Mead Johnson deben utilizarse bajo supervisión médica.