Más información para saber si tu hijo sufre estreñimiento y cómo puedes ayudarle.

 

 

 

Deposiciones del bebé:

Algunos bebés manchan el pañal en cada toma o cerca de cada toma. Otros, sobre todo los alimentados con lactancia materna, pueden estar sin hacer deposiciones durante varios días o incluso hasta una semana. Ambos casos son normales. También es normal que los bebés se esfuercen o incluso lloren al hacer de vientre. El bebé no está estreñido mientras las heces sean blandas, aunque no haya hecho ninguna deposición durante varios días. 

Cada bebé es diferente. Tu pediatra es el que mejor te puede asesorar sobre el cuidado de tu hijo. Consulta al pediatra o al médico si tienes alguna duda.

Signos de estreñimiento en niños:

Si tu hijo no hace de vientre tres veces a la semana como mínimo, sus heces suelen ser duras y tiene dificultades para defecar, es posible que esté estreñido. Si las heces parecen pequeñas bolitas. Manchar la ropa interior puede ser otro signo de estreñimiento, ya que las heces sueltas (diarrea) pueden pasar alrededor de las heces endurecidas por el estreñimiento.

Cuanto más estreñido esté tu hijo, más dificultad tendrá para volver a la normalidad, así que acude al pediatra o al médico para obtener ayuda. Es posible que pase algún tiempo hasta que los tratamientos que te recomiende el pediatra hagan efecto, pero sigue intentándolo hasta que funcionen.

Causas del estreñimiento en niños:

Demasiada leche y una dieta pobre en fibra pueden provocar estreñimiento. El estreñimiento también puede indicar que tu hijo está preocupado o tiene ansiedad por algo. Si el niño está estreñido, es posible que sienta dolor al hacer de vientre. Esto crea un círculo vicioso: cuanto más le duela, más retendrá las heces y cuanto más estreñido esté, más le dolerá. Aunque hacer de vientre no le resulte doloroso, cuando un niño esté realmente estreñido, dejará de ir al servicio por completo.

Cómo ayudar a tu hijo a evitar el estreñimiento:

Dieta y ejercicio para el estreñimiento.

Una vez solucionado el problema inicial, es importante hacer todo lo posible para que no vuelva a aparecer. La mejor manera de evitar el estreñimiento es asegurarte de que tu hijo toma mucha fibra en su dieta. Frutas y verduras, chapati o pan integral, cereales integrales de desayuno, alubias, guisantes congelados y maíz dulce son excelentes fuentes de fibra y suelen gustarles a los niños. También deberá beber mucho líquido, pero no le des demasiada leche o zumo, ya que le provocarán estreñimiento. Mucho ejercicio también ayuda.

Calma a tu pequeño 

Si modificar la dieta del niño no ayuda, intenta descubrir si algo le inquieta. Por ejemplo, es posible que tema usar el orinal. Sea lo que sea, intenta calmarle y ayudarle. Esto podría llevar algún tiempo, pero dejar que tu hijo te acompañe al servicio puede ayudar. Intenta mostrar una actitud tan relajada como puedas sobre esta cuestión.

Si el problema no desaparece, vuelve a consultar al pediatra o al médico.