La causa principal del estreñimiento en bebés suele ser una ingesta pobre de agua o una alimentación insuficiente en fibras vegetales. Cuando se presenta cualquiera de los dos escenarios, el intestino no es capaz de movilizar de forma adecuada los residuos para su posterior eliminación, por lo que se almacenan y retienen en su interior con más facilidad.

Sin embargo, esta indisposición puede venir acompañada de otras afecciones, por eso es importante monitorear que el bebé no sufra de estreñimiento y consultar al pediatra si detectamos que las deposiciones del pequeño se dificultan. Además, es importante seguir las recomendaciones del pediatra y no recurrir a remedios caseros.

A continuación, en Enfamil te explicamos sobre el estreñimiento en bebés, cómo detectarlo y aliviarlo.

¿Cómo deben ser las deposiciones de mi bebé?

Las deposiciones del bebé cambian según va creciendo. A la hora de saber si la consistencia y el color de las heces son normales, así como el número de evacuaciones, ya sea por defecto o por exceso, deberás tener en cuenta algunos factores como su edad, si se alimenta con leche materna o de fórmula y si ya ha empezado a comer sólido. 

Cuando el bebé toma el pecho, las heces suelen tener un color amarillo, con una parte semilíquida y algunos grumos consistentes. Normalmente, suelen expulsarlas con gases y el olor de las deposiciones suele ser ácido.

Si el pequeño ya empieza a ingerir alimentos sólidos, el color dependerá del tipo de alimentos que ingiera. Ciertamente, la flora intestinal cambiará y las deposiciones se harán variables y algo más consistentes. Como su sistema digestivo aún no está totalmente preparado, es normal que en las deposiciones existan trozos de alimentos que no hayan sido digeridos del todo.

Sea como sea, mientras las heces sean blandas no se puede considerar como estreñimiento. Cada niño tiene su propio ritmo intestinal y no hay que alarmarse si no evacua todos los días. Ante cualquier duda, el pediatra es el profesional que podrá asesorarte de la mejor manera posible.

Signos del estreñimiento en bebés

Algunos de los signos del estreñimiento en bebés a tener en cuenta son:

  • Evacuaciones con una frecuencia menor a tres veces por semana.
  • Señales de dolor abdominal: inquietud, llanto y retortijones de estómago.
  • Dificultades al evacuar, el pequeño aprieta los glúteos y se esfuerza más de lo normal durante la evacuación.
  • Deposiciones con heces duras y de gran tamaño.
  • Sangre en la superficie de las heces duras.

Cuando esto sucede, el pequeño tendrá más dificultad para volver a su estado normal, de ahí que sea preciso acudir al pediatra, sin embargo, se recomienda tener paciencia. Es posible que los tratamientos recomendados por el pediatra no sean efectivos tan rápido como esperamos, pero al final funcionarán y, por ello, es básico hacer el tratamiento durante el tiempo indicado por el especialista.

Causas del estreñimiento en bebés

Las causas del estreñimiento en bebés son variadas, todo depende de la edad del pequeño y de su alimentación, si es principalmente láctea o no. Los bebés que se alimentan con leche materna pueden no deponer en varios días pues la leche materna es asimilada fácilmente por el aparato digestivo y no genera tantos residuos como el alimento sólido.

La leche materna tiene muchas ventajas, una de ellas está relacionada precisamente con el estreñimiento, pues resulta poco frecuente que un lactante se encuentre en esta situación vulnerable. En cambio, la leche de fórmula puede causar estreñimiento y los bebés que la toman son más proclives a sufrir esta afección intestinal.

Las deposiciones van cambiando a medida que una dieta variada se introduce al bebé. En estos casos, al ir modificando la dieta suele ser habitual presentar un estreñimiento temporal. La lactasa, que se encuentra en la leche materna, ayuda al bebé a expulsar las heces, cuando este aporte disminuye al variar la dieta, las heces se vuelven más grandes y compactas y, por tanto, más complicadas de expulsar. Además, si el pequeño combina la leche materna con alimento sólido, puede sufrir estreñimiento en caso de que ingiera mucha leche y poca cantidad de fibra a través de los alimentos sólidos.

Aunque es menos frecuente, también puede suceder que un lactante con dieta a base de la leche materna únicamente presente estreñimiento, un cuadro que suele manifestarse normalmente cuando la madre que da pecho consume muchos alimentos que ocasionan estreñimiento.

Cómo aliviar el estreñimiento de mi bebé

Existen algunas recomendaciones sanitarias que pueden ayudar, aunque lo más recomendable es visitar al pediatra para tratar esta condición. Así, además de seguir las pautas de un especialista sanitario en cada caso, se pueden seguir estos son consejos para aliviar el estreñimiento de tu bebé:

  • Los masajes en la barriga del bebé mejorarán su tránsito intestinal. Tan solo hay que hacer una ligera presión en la barriguita del bebé y masajear la zona suavemente en el sentido de las agujas del reloj.
  • El ejercicio también funciona. Basta con mover sus piernas como si estuvieran haciendo bicicleta. Si ya gatea, deberemos animarlo para que se muestre activo.
  • Si ya sigue una alimentación complementaria a la leche con alimentos sólidos, es necesario que sea variada y con más fibra. Evitar los alimentos que fomenten el estreñimiento, como el arroz.
  • La hidratación también es fundamental. La deshidratación hace que el organismo absorba y retenga el líquido del alimento del bebé, por ello, los excrementos tenderán a ser más secos.

¿Quieres leer más artículos como este? Si deseas estar al día con información relevante para el cuidado de tu bebé, únete al Club Enfamamá y recibe los mejores consejos en tu email.