Las embarazadas y las madres que dan el pecho necesitan ciertos nutrientes para construir una base sólida para el desarrollo de su bebe. Por ello, compartimos aquí unas deliciosas recetas que incorporan estos nutrientes.

Estas magdalenas de salvado son una fuente excelente de fibra y una buena opción para el desayuno o un tentempié a media mañana. Aprende más sobre la fibra.

 

Magdalenas de arándanos y salvado

  • Tiempo de preparación: 20 minutos
  • Tiempo de cocinado: 20-25 minutos
  • Cantidad: 12 magdalenas (1 por ración)

Se necesita una bandeja de horno para 12 magdalenas, ligeramente engrasada o con cápsulas de papel.

Ingredientes

250 ml harina de trigo integral
250 ml salvado de trigo o de avena
250 ml arándanos frescos o congelados, lavados
5 ml bicarbonato sódico
5 ml levadura química
2 plátanos maduros, machacados (unos 250 ml)
1 huevo, ligeramente batido
125 ml azúcar granulado
125 ml leche 
50  aceite vegetal
5 ml vainilla

Preparación

  1. En un bol mediano, mezclar la harina, el salvado de trigo, los arándanos lavados, el bicarbonato y la levadura
  2. En un bol grande, mezclar los plátanos, el huevo, el azúcar, la leche, el aceite y la vainilla. Añadir la mezcla anterior y mover hasta que quede homogéneo
  3. Dividir la masa a partes iguales entre los moldes de las magdalenas, llenando cada uno hasta dos tercios del molde
  4. Hornear en el horno precalentado a 200 ºC durante 20 a 25 minutos, hasta que la parte superior de las magdalenas esté firme al tacto y al insertar un palillo en el centro de la magdalena, salga limpio. Dejar enfriar en la bandeja durante 10 minutos; pasar las magdalenas a una rejilla y dejar que se enfríen completamente