Descubre qué nutrientes debes consumir o evitar para mantener un embarazo sano y contribuir al crecimiento y desarrollo de tu bebé.

 
 

Es tan importante mantener una dieta y estilo de vida saludables durante la etapa final del embarazo como en las dos primeras. El bebé habrá triplicado su tamaño estos últimos meses, de modo que deberás proporcionarle la nutrición que necesite para contribuir a su normal crecimiento y desarrollo.

Sugerencias útiles:

 

Haz comidas más ligeras con mayor frecuencia

Puedes aumentar entre 4,5 y 8 kg de peso este trimestre, o 0,5 kg a la semana. A medida que tanto tú como el bebé ganéis peso, es posible que no te apetezca realizar las 3 comidas habituales. Pasa a 5 o 6 comidas ligeras y nutritivas o tentempiés a lo largo del día.

Consume nutrientes: calcio, proteínas y DHA (ácido graso omega-3)

Los huesos en crecimiento de tu bebé necesitan calcio, y sus músculos y tejidos, proteínas. Para el rápido desarrollo del cerebro, tu bebé necesita DHA (ácido graso omega-3). Consumir una dieta rica en nutrientes también puede ayudar a tu cuerpo a recuperarse y repararse  después del parto. Consume alimentos como carnes magras, legumbres, soja, pescado y brócoli, así como otros alimentos saludables.

Más información acerca de alimentos cuyo consumo debes limitar o evitar.

Mantén la ingesta de agua

A pesar de la incomodidad que puedes sentir con el aumento de presión en la vejiga, es esencial que continúes consumiendo al menos de 8 a 10 vasos de agua al día. Una hidratación adecuada no solo es fundamental para el desarrollo de tu bebé, también puede ayudar a reducir o evitar el estreñimiento.

Mantén un estilo de vida activo

Aunque el aumento de peso y la reducción de la movilidad pueden desalentarte de permanecer activa, recuerda que incluso un poco de ejercicio puede contribuir en gran medida a tu salud y bienestar generales, tanto durante el embarazo como después del parto. Tómalo con calma y sigue las recomendaciones del médico.