¡Tu pequeño finalmente está aquí! Estarás emocionada de conocer a tu bebé, pero es normal que estés nerviosa, especialmente si eres madre primeriza. Para ayudarte en tus primeros días como nueva familia, hemos reunido algunos consejos que cubren los conceptos básicos del bebé. Recuerda que los bebés no vienen con un manual de instrucciones, así que no tengas miedo a pedir ayuda si lo necesitas. Sobre todo, relájate: vas a ser una gran mamá!

Coger a tu recién nacido

Tu recién nacido parece tan pequeño y frágil, por lo que es natural que cogerle en brazos pueda darte un poco de miedo al principio. No hay una manera "correcta" de sostener a tu bebé – lo más importante es que estés cómoda y tu pequeño pueda apoyar su cabeza en ti. Para empezar, trata de acunar a tu bebé en tus brazos para que su cabeza descanse en tu codo o sostenlo contra tu pecho con la mano apoyándolo en los hombros. Acurrucarlo es una gran manera de fortalecer el vínculo con tu recién nacido, podéis relajaros y disfrutar de ese precioso tiempo juntos.

Cómo cambiar un pañal

¡Incluso si nunca has cambiado un pañal antes, pronto vas a tener mucha práctica! Tu bebé pasará por unos 8-10 pañales al día, por lo que te convertirás en una experta antes de lo esperado.Antes de empezar, asegúrate de lavarte las manos y coger todo lo que necesita para tenerlo a mano. Necesitarás:

  • Toalla de cambio
  • Recipiente con agua caliente y algodón (o toallitas para bebés sin alcohol y fragancias)
  • Algún lugar para poner el pañal sucio y algodón / toallitas
  • Crema protectora
  • Pañal limpio

Comienza por quitar el pañal sucio y limpiar a fondo la parte inferior de tu bebé con agua caliente o toallitas para bebés - si tienes una niña, siempre asegúrese de limpiar de adelante hacia atrás. Ponle el pañal limpio y ajusta para que se agarre con seguridad alrededor de la cintura y las piernas de tu bebé. Trata de hacer que este rato sea divertido para tu pequeño también - hablar, cantar, sonreír y reír. Recuerda siempre lavarte las manos después de cambiar el pañal de tu bebé.

Lavado y baño

Mientras que tu bebé todavía es pequeño, no necesita darles un baño todos los días - tres a seis veces a la semana debe ser suficiente hasta que tengan un año de edad. La piel de tu recién nacido es delicada, por lo que es mejor utilizar solo agua pura para lavar a tu bebé durante el primer mes hasta que se haya formado la capa protectora natural. Si usas jabón o champú después de esto, asegúrate de usar una fórmula para bebés sin fragancia.

Comienza humedeciendo algodón en agua tibia y limpiando alrededor de los ojos y oídos de tu bebé, usando una nueva pieza para cada ojo y sus orejas - recuerda tener cuidado con estas áreas ya que son delicadas. A continuación, lava suavemente la cara, el cuello y las manos de tu bebé, luego quítale el pañal y lava su parte inferior. Asegúrese de secar cuidadosamente su parte inferior antes de ponerle un pañal limpio.

Cuando se trata de “la hora del baño” puedes utilizar un baño de bebé, pero también un  cuenco grande o barreño de lavado limpio funcionará igual de bien. Antes de empezar, asegúrate siempre de que el agua esté tibia y no demasiado caliente - comprueba la temperatura en tu muñeca o codo. Limpia la cara de tu bebé con un algodón humedecido, luego lava su cabello y sécalo suavemente. Quítale el pañal y límpialo si es necesario antes de meterle en su “bañera”. Recuerde apoyar la cabeza y los hombros de tu bebé y mantener su cabeza por encima del agua. También es importante que nunca dejes a tu pequeño solo en el baño. Cuando haya terminado, levanta a tu bebé y abrázale suavemente para secarle.

Alimentación

Es normal que tu recién nacido se alimente con mucha frecuencia, especialmente durante las primeras semanas. No se puede sobrealimentar a un bebé que toma el pecho, así que alimenta a tu pequeño cuando tenga hambre - cuidado con los signos tempranos de hambre como inquietud, murmuración o chupar el puño o los dedos. Por encima de todo, asegúrate de que te sientes cómoda y disfrutas de este tiempo especial con tu pequeño.Por favor, hable siempre con tu médico o matrona si tienes alguna pregunta o preocupación acerca de la alimentación de tu bebé.

Sueño

Cuando pones a tu recién nacido a dormir, es importante colocarlos apoyando la espalda y quitar los juguetes, almohadas o edredones de su cuna. Es una buena idea alternar la posición de la cabeza de tu bebé cada noche. Al principio puede parecer que tu pequeño no se da cuenta cuando es de noche, pero ten la seguridad de que pronto establecerá una rutina. Tú puedes ayudarle a aprender la diferencia entre el día y la noche manteniendo las luces bajas y hablándole con voz suave si se despiertan durante la noche.

Calmar a su bebé cuando está llorando

Sabemos que puede ser molesto cuando tu bebé llora mucho, pero es importante recordar que todos los bebés lloran a veces - es la única manera que tienen de expresar que necesitan algo. Para obtener consejos sobre cómo consolar a tu bebé, puedes encontrar nuestro artículo sobre calmar a un bebé llorando. Por encima de todo, recuerda que el llanto de tu bebé no es una reflexión o queja sobre ti como mamá. La mayoría de los bebés llorarán cada vez menos a medida que crecen, pero habla con tu médico si tienes alguna preocupación.

Estamos aquí para apoyarle en cada etapa

Para ayudarte en tu increíble viaje como madre, hemos creado una serie de Hojas de Apoyo que cubren temas de necesarios para el embarazo y más adelante. Contiene información y consejos útiles, las Hojas de apoyo están disponibles para descargar e imprimir para tenerlas siempre a mano. Para acceder a todo este contenido, solo tienes que registrarte en una cuenta Enfamil / Club Enfamamá y acceder con tu nombre de usuario y contraseña.

Para obtener más información sobre estos aspectos esenciales del cuidado del recién nacido, pueden ser útiles las siguientes hojas de ayuda:
Lactancia
Posiciones dar el pecho
Cólico
Sueño