Todas las mujeres tienen necesidades nutricionales especiales durante el embarazo, pero hay algunas circunstancias en las que esas necesidades tienen una importancia aún mayor. Sigue leyendo para ver si alguna de ellas se aplica en tu caso y no te olvides de acudir periódicamente a las consultas prenatales con tu médico.

 

 

¿Tienes más de 35 años de edad?

Cada vez son más las mujeres que tienen hijos a una edad avanzada. Aunque existe un riesgo ligeramente mayor de problemas de salud en las mujeres embarazadas con más de 35 años, como hipertensión arterial o diabetes gestacional, unos hábitos de vida saludables pueden ayudar a reducir el riesgo de complicaciones y dar al bebé el mejor comienzo en la vida. Asegúrate de comer una dieta saludable, mantente activa y evita el alcohol y el tabaco.

¿Eres vegetariana o vegana?

Como futura madre vegetariana o vegana, tienes que asegurarte de tomar suficiente hierro, vitamina D, vitamina B12 y calcio. Una dieta variada y equilibrada es la mejor forma de recibir todos los nutrientes que necesitas. Trata de tomar verduras de hojas verdes, legumbres, cereales de desayuno enriquecidos y bebidas de soja sin azúcares añadidos y enriquecidas.

Habla con tu médico o comadrona si tienes alguna pregunta relacionada con el aporte de todos los nutrientes que necesitas.

¿Tienes diabetes gestacional?

La diabetes gestacional consiste en la aparición de unos niveles altos de azúcar durante el embarazo. Aunque puede ocurrir en cualquier momento, es más frecuente en la segunda mitad del embarazo. La diabetes gestacional puede causar algunos problemas tanto para ti como para tu bebé, pero puedes reducir el riesgo de complicaciones si se detecta y controla debidamente. Algunos cambios en la dieta y el ejercicio físico pueden ayudar a controlar el azúcar en sangre, pero es posible que necesites también medicación.

La diabetes gestacional suele desaparecer después del parto, pero tu médico vigilará periódicamente tus niveles de azúcar en sangre para tener la seguridad de que todo ha vuelto a la normalidad.

¿Estás esperando gemelos?

Puede que te sientas abrumada si estás embarazada de gemelos, pero el consejo que te damos para mantenerte sana es el mismo que si estuvieras esperando un solo bebé. Comer sano y hacer ejercicio suave te ayudará a dar a tus bebés el mejor comienzo posible. El hierro es aún más importante para las mujeres que esperan gemelos, por lo que debes comer mucha carne roja, verduras de hojas verdes, legumbres y cereales de desayuno enriquecidos. Tu médico te ofrecerá hacerte algunos análisis de sangre complementarios para asegurarse de que no tengas anemia y podría darte un suplemento de hierro si tus niveles están bajos. Recuerda que tu comadrona está ahí para ayudarte si tienes alguna pregunta o duda.

¿Te han mandado reposo en cama?

Si tu médico te ha mandado reposo en cama, asegúrate de consultar con él qué actividades puedes y no puedes hacer. Para favorecer la circulación sanguínea y evitar demasiada presión sobre el hígado, debes tumbarte de lado el mayor tiempo posible, preferiblemente sobre el costado izquierdo y el costado derecho como alternativa. No debes tumbarte boca arriba, porque la vena que lleva sangre de la parte inferior del cuerpo al corazón tendría que soportar demasiada presión. Si el médico lo aprueba, haz estiramientos suaves para favorecer la circulación sanguínea.

Esfuérzate por mantenerte sana y recuerda que debes sacar el máximo provecho del tiempo que pases en reposo en cama; ¡hay montones de cosas que puedes hacer para combatir el aburrimiento! Puedes organizar las cosas para cuando llegue el bebé o relajarte con alguna lectura. Asegúrate de tener al alcance de la mano todo lo que necesitas y deja que los amigos y la familia cuiden de ti.

 

ADVERTENCIA IMPORTANTE: La leche materna es la mejor nutrición para los lactantes. La decisión de suspender la lactancia materna puede ser difícil de revertir y la incorporación de la alimentación parcial con biberón puede reducir la producción de leche materna. Cualquier error en el seguimiento de las indicaciones de preparación puede ser perjudicial para la salud del bebé. Los padres deben recibir siempre el asesoramiento de un profesional sanitario independiente sobre la alimentación de su bebé. Los productos de Mead Johnson deben utilizarse bajo supervisión médica.