Qué puedes hacer si tu bebé parece nervioso durante las tomas.

 

 

 

 

Algunos bebés lloran y parecen inquietos cuando se acerca el momento de la toma. Si amamantas a tu hijo, descubrirás que mejorar la colocación del bebé al pecho ayuda a tranquilizarle. Pide consejo al pediatra.

El nerviosismo puede ser señal de que algo que tú estás comiendo o bebiendo afecta a tu bebé. Algunos alimentos llegan a la leche en pocas horas, mientras que otros pueden tardar 24 horas. Todos los bebés son diferentes y lo que le afecta a otros no tiene por qué afectar al tuyo necesariamente. Procura evitar los productos lácteos, el chocolate, los zumos de frutas, las bebidas dietéticas y las que contienen cafeína.

Si esto no funciona, intenta tomar nota de los momentos en los que tiene lugar el llanto para ver si existe un patrón. A veces, el llanto durante la toma puede ser síntoma de reflujo (acidez gástrica), algo relativamente común en bebés. Habla con el pediatra o médico quien te podrá proporcionar más información y asesorar.