Todos los nutrientes son importantes, pero con algunos de ellos conviene poner especial atención para que el niño reciba una cantidad suficiente.

 

El hierro es un oligoelemento esencial que desempeña importantes funciones metabólicas, entre ellas el transporte del oxígeno. Una ingesta insuficiente puede causar anemia, que significa falta de hierro en la sangre. El hierro favorece un desarrollo psicomotor normal, así como las funciones cognitivas e inmunológicas.

¿Qué cantidad necesita el niño?

Los niños de uno a tres años de edad necesitan 8 mg de hierro al día.

¿Dónde se encuentra?

El hierro se presenta en dos formas. Una forma se encuentra en la carne y el pescado, y el organismo la asimila fácilmente. La otra forma está presente en los vegetales y no es fácilmente asimilable por nuestro organismo. Incluso una pequeña cantidad de carne o pescado es beneficiosa para el organismo, porque le ayuda a absorber el hierro de otras fuentes alimentarias. Si tu hijo no come carne ni pescado, conseguirás que reciba hierro suficiente dándole abundantes cereales enriquecidos para el desayuno, verduras de hoja oscura, judías, lentejas y frutos secos como albaricoques, higos y ciruelas.

Una fórmula láctea infantil de etapa 3, como Enfamil Premium 3, es muy aconsejable para los niños de 1 a 3 años, siempre formando parte de una dieta equilibrada y variada. Enfamil Premium 3 contiene una combinación especial de ALA, hierro, calcio, zinc y vitaminas para favorecer el desarrollo y crecimiento de tu hijo.