Prenatales o de ultrasonido, las ecografías pueden ser muy emocionantes porque verás a tu bebé por primera vez y le irás viendo mientras se va desarrollando. Puedes incluso quedarte las ecografías como primeras imágenes/fotografías de tu pequeño. Sin embargo, el propósito real de las ecografías es estimar la fecha de parto y comprobar si existen problemas o complicaciones. Por esta razón, algunas mujeres pueden optar por no hacerse ecografías o pueden llevar a alguien con ellas a sus citas. La mayoría de los bebés nacen sanos por lo que las ecografías generalmente mostrarán que tu bebé se está desarrollando normalmente

¿Qué ecografías te ofrecerán?

Normalmente se suelen hacer al menos dos ecografías durante el embarazo. Dependiendo de los resultados de estas y de tu propia salud, te pueden ofrecer más de dos ecografías o pruebas adicionales.

8-14 semanas

Esta ecografía se realiza para estimar cuándo llegará tu bebé y para comprobar su desarrollo. También detectará si estás esperando más de un bebé. La exploración debe tardar unos 20 minutos. También se te puede ofrecer una prueba combinada llamada Ecografía de  translucencia nucal (TN) para evaluar el riesgo de síndrome de Down de tu bebé.

18-21 Semanas: ecografía morfológica o del embarazo medio

Esta exploración busca anomalías físicas en tu bebé para comprobar que está creciendo de la manera que debería ser. Se comprueban algunas condiciones específicas de los huesos, corazón, cerebro, médula espinal, rostro, riñones y abdomen del bebé, como la espina bífida y el labio leporino. Es muy raro que se encuentren problemas serios - por lo general, la exploración mostrará que tu bebé parece estar desarrollándose con normalidad. Esta ecografía tardará unos 30 minutos, pero puede tardar más si tu bebé se está moviendo mucho o se encuentra en una posición difícil.

Si lo deseas y la política de tu hospital lo permite, es posible que puedas saber si será niño o una niña durante esta exploración.

¿Qué pasa durante una ecografía?

Cuando llegues a la ecografía te pedirán que te acuestes en una habitación poco iluminada con la barriga descubierta. El personal, por lo general un ecografista, pondrá gel en tu barriga y luego moverá una pequeña sonda de mano sobre ella. Esto envía una imagen de tu bebé a una pantalla.

La exploración no os hará daño ni a ti, ni a tu bebé, pero puedes sentir un poco de presión en la barriga a medida que se mueve la sonda para obtener la mejor vista.

Te entregarán los resultados de la ecografía en la misma cita. Algunos hospitales pueden dejar que te lleves o comprar una copia de la ecografía de tu bebé para llevarla a casa y conservarla.

Estamos aquí para apoyarte en cada etapa

Para ayudarte en tu increíble viaje como madre, hemos creado una serie de Hojas de Apoyo que cubren temas de necesarios para el embarazo y más adelante. Contiene información y consejos útiles, las Hojas de apoyo están disponibles para descargar e imprimir para tenerlas siempre a mano. Para acceder a todo este contenido, solo tienes que registrarte en una cuenta Enfamil / Club Enfamama y acceder con tu nombre de usuario y contraseña.