Prueba con tu bebé alimentos que tengan diferentes texturas: puede ser muy divertido.

 

 

 

La introducción a la dieta sólida es una etapa muy importante en el desarrollo del bebé, y os brinda a los dos la ocasión de pasar muy buenos ratos investigando nuevos sabores y texturas. Ante todo, la cantidad que acepte el niño es menos importante que el hecho de que se habitúe a nuevos sabores. De momento, la base de su alimentación seguirá siendo la leche materna o de continuación. Los bebés no tienen por qué ajustarse a tres comidas diarias, de modo que le puedes ofrecer alimentos en cualquier momento que a los dos os apetezca.

Más información acerca del paso a la dieta sólida. Encontrarás aquí algunas recomendaciones para animar a tu hijo a que pruebe sabores nuevos:

  • Ten paciencia. No te importe prolongar el momento de la comida, sobre todo al principio. No es aconsejable apresurar o forzar al niño. Adáptate a su ritmo, y para cuando veas que no quiere comer más
  • No es fácil. Posiblemente te parezca complicado, pero es una parte importante del desarrollo del bebé
  • Aprender a sentarse bien. Haz que el bebé se siente correctamente: así podrá ver y tocar los alimentos y será más difícil que se atragante
  • Ofrécele alimentos diferentes. A los bebés les gusta elegir y a veces les lleva tiempo acostumbrarse a los sabores; ofrécele pequeñas cantidades a menudo para que se vaya familiarizando con distintos alimentos
  • Comed juntos. Al bebé le encantará verte comer y participar en las comidas familiares. Para ayudarle a integrarse, háblale y ofrécele comida mientras el resto de la familia estáis comiendo. Un horario de comidas familiares más o menos regular ayudará al bebé a entender cuándo es hora de comer
  • Comer con los dedos. Permite que el bebé coma con los dedos. Así podrá expresar lo mucho que le gusta la comida y familiarizarse con los distintos tipos de alimentos. También disfrutará más de las comidas. Como norma orientativa, los mejores alimentos para comer con los dedos son aquellos que puedes cortar en bastoncitos que el niño sea capaz de agarrar de un extremo para morder por el otro. Las porciones del tamaño de tu dedo son perfectas
  • ¿Qué cantidad? La mayoría de los bebés saben cuándo están saciados, así que no le obligues a terminar una porción cuando no quiere más. Mientras es pequeño, preferirá hacer comidas poco copiosas pero frecuentes y picar algún tentempié sano. No te preocupes si el bebé no come demasiado en una comida o un día; es más importante lo que come a lo largo de la semana