Puedes fomentar que el niño adquiera hábitos alimenticios saludables:

 

 

 

  • Ofreciéndole una dieta equilibrada y diversificada
  • Estableciendo comidas y tentempiés regulares: aproximadamente cada 2-3 horas
  • Respetando el apetito del niño: dejando que decida la cantidad de comida que desea tomar
  • Sirviendo las comidas y tentempiés  a la misma hora todos los días
  • Dándole un buen ejemplo: es más probable que el niño coma zanahorias si observa que tú las comes
  • Dejando que el niño participe en la composición del menú, la compra o la cocina
  • Evitando utilizar los alimentos como recompensa y utilizando, en su lugar, palabras de elogio
  • Procurando que el momento de la comida sea divertido, probando diferentes formas, colores, sabores, texturas y alimentos que se puedan comer con los dedos
  • Dejando que se tome su tiempo, dentro de un límite razonable
  • Sirviendo raciones pequeñas y permitiendo que tome otra ración si lo desea. A los niños pequeños les intimidan las grandes cantidades de comida
  • Ofreciendo diferentes opciones, por ejemplo, dejando que elija entre zanahorias y brócoli
  • Procurando comer en familia; los niños que suelen comer con su familia tienden a mostrar hábitos alimenticios más saludables