Descubre lo que está aprendiendo tu bebé a los 2 meses y cómo favorecer su desarrollo cognitivo.

 

 

 

El rápido crecimiento cerebral de tu bebé le ha permitido tener ya una percepción preliminar de cómo un acontecimiento puede llevar a otro. Por ejemplo, puede empezar a anticipar ciertos acontecimientos con conductas como lamerse los labios cuando ve el pecho o el biberón porque sabe que es la hora de comer. Estas rutinas le consolarán y tranquilizarán, así que establece desde el principio unas rutinas fijas, como dar un paseo todos los días o bañarle y contarle un cuento antes de acostarle. Promueve su desarrollo cognitivo con juegos interactivos como las marionetas: juega a que un animal de peluche se asome por tu espalda o por un lado de la cuna. En poco tiempo, es posible que empiece a buscarlo.

Los reflejos involuntarios en respuesta a estímulos continuarán en el segundo mes de vida de tu bebé:

  • Reflejo de búsqueda: Si tocas o rozas la mejilla de tu bebé con el dedo, el pezón o la tetina, girará la cabeza en esa dirección y abrirá la boca para "engancharse". Este reflejo ayuda al bebé a encontrar el pecho o el biberón y empezar a alimentarse
  • Reflejo de succión: Cuando algo toque sus labios o su paladar, el bebé empezará a succionar. De esta forma se estimula la deglución y el bebé se calma. Los bebés tienen también el reflejo de llevarse la mano a la boca junto con el reflejo de engancharse al pecho y succionar y pueden chuparse los dedos o las manos
  • Reflejo de sobresalto: Ya experimentaste sus primeros movimientos reflejos de sobresalto con sus patadas en el útero. Estos movimientos repentinos y bruscos y el llanto como respuesta a ruidos fuertes o movimientos rápidos desaparecen en 5-6 meses
  • Reflejo de marcha: Si sostienes a tu bebé con la planta de uno de sus pies apoyada en una superficie firme, tenderá a dar un paso con el otro pie. Este reflejo suele desaparecer al segundo mes
  • Reflejo de prensión: Coloca un dedo en la palma de una de las manos de tu bebé, o en la planta de uno de sus pies y te lo agarrará con fuerza. La fuerza de un recién nacido puede ser sorprendente

Los movimientos reflejos ayudan a determinar que la actividad cerebral y neurológica es normal y pueden durar varias semanas o varios meses.

¿Por qué es importante la alimentación?

El pediatra es quien mejor te puede asesorar sobre el cuidado y la alimentación de tu bebé.

Todos los nutrientes son importantes, pero con algunos de ellos conviene poner especial atención a fin de que tu bebé reciba una cantidad suficiente para su desarrollo visual, como es el caso de la vitamina D. Como el bebé obtiene de la madre la vitamina D necesaria durante el embarazo y la lactancia, es recomendable que tomes un suplemento de 10 microgramos [μg] diarios de vitamina D para asegurar un aporte suficiente para los dos. Consulta con el pediatra qué suplementos son adecuados para tu bebé durante la lactancia natural.