Cómo saber cuándo es el momento de pasar a una dieta sólida y cómo introducirla.

 

El pediatra es el que mejor te puede asesorar sobe el cuidado y la alimentación de tu hijo, y sobre los alimentos que debes añadir a la dieta conforme va creciendo.Cuándo conviene introducir alimentos sólidos.

La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) recomienda introducir una dieta variada entres los 4 y los 6 meses de edad. Entre los 4 y los 6 meses de edad, después de consultar con el pediatra, puedes empezar a diversificar gradualmente la dieta del bebé introduciendo los primeros alimentos sólidos: frutas y verduras cocidas o en puré, como complemento de la leche materna. No se aconseja iniciar la diversificación antes de los 4 meses, porque el aparato digestivo del niño es todavía inmaduro. 

Si, después de consultar con el pediatra, decides introducir una dieta sólida antes de los seis meses, conviene que evites determinados alimentos que podrían provocar alergias o sentar mal al bebé. Son los siguientes: alimentos que contienen trigo, gluten, frutos secos, cacahuetes y derivados, semillas, hígado, huevos, pescado, mariscos, leche de vaca y quesos blandos o sin pasteurizar.

Cuándo puede tomar el bebé alimentos sólidos

Cada bebé es diferente, pero hay tres signos claros que, juntos, indican que el bebé es capaz de tomar alimentos sólidos como complemento de la leche materna o la fórmula artificial. Es muy raro que estos signos se presenten juntos antes de los seis meses de edad.

  • El bebé es capaz de estar sentado y sostener la cabeza
  • Tiene capacidad de coordinar los ojos, las manos y la boca, de modo que puede ver la comida, cogerla y llevársela a la boca sin ayuda
  • Es capaz de tragar la comida. Los bebés que no están preparados expulsan la comida fuera de la boca y, en lugar de tragarla, se embadurnan la cara con ella

Los primeros alimentos sólidos:

  • Frutas y verduras cocidas o en puré, del tipo de chirivía, patata, batata, boniato, zanahoria, manzana o pera, siempre enfriadas antes
  • Frutas blandas como melocotón, melón, plátano maduro o aguacate cortados en bastoncitos o machacados

Conviene evitar:

  • Los alimentos que contienen trigo, gluten, frutos secos, cacahuetes y derivados, semillas, hígado, huevos, pescado, mariscos, leche de vaca y quesos blandos o sin pasteurizar

Cómo empezar:

  • Permanece en todo momento junto al bebé mientras come, por si se atraganta
  • Déjale tocar y coger la comida
  • Tan pronto como muestre interés, permítele comer con los dedos, sin ayuda
  • No le fuerces; si en esta ocasión no está interesado, espera a la siguiente
  • Si usas una cuchara, espera a que el bebé abra la boca para darle la comida. A lo mejor quiere sujetar también la cuchara
  • Al principio ofrécele solo unos pedacitos o cucharaditas, una vez al día
  • Comprueba que el alimento no está demasiado caliente antes de dárselo a tu hijo
  • No añadas sal, azúcar ni cubitos de caldo a la comida o al agua hirviendo con que vas a prepararla

Mitos frecuentes

El paso a la dieta sólida hace que el bebé se desvele más por la noche.