Qué puedes hacer si tu bebé regurgita después de la toma.

 

 

 

 

Algunos bebés regurgitan más leche que otros durante o justo después de una toma. A esto a veces se le denomina ‘bocanada’ o ‘reflujo’. Esto puede ser perturbador, y podría preocuparte el hecho de que algo pueda ir mal. Si pasa a menudo o el bebé vomita mucho, parece sufrir o te preocupa por algún otro motivo, habla con el pediatra o médico.

Comprueba que el orificio de la tetina no es demasiado grande; si la leche sale demasiado rápido puede provocar náuseas. Sentar al bebé erguido sobre el regazo después de la toma puede ayudar. 

Si tu bebé regurgita mucha leche, puede volver a tener hambre en poco tiempo. No le fuerces a tomar más leche de la que desee durante una toma. Cada bebé es diferente. Algunos prefieren comer poco y a menudo.