Tu bebé en crecimiento está a punto de hacer muchas cosas asombrosas. Además de una buena alimentación, prueba a realizar estas actividades sencillas que ayudan a estimular el desarrollo de habilidades en áreas clave cuando pases el día con tu bebé.

 

Desarrollo cognitivo

La mejor forma de estimular el desarrollo del cerebro de tu bebé es leer, cantar y hablar a tu bebé todos los días. Y recuerda que tu bebé no tiene que empezar a leer a los nueve meses de edad para ser un niño inteligente, solo necesita aprender y explorar cosas nuevas cada día.

Juegos de causa y efecto

Para crecer y desarrollarse, los niños necesitan que se les dedique tiempo y atención. Enseña a tu bebé la relación entre causa y efecto mostrándole cómo se hace ruido cuando se dejan caer bloques en un cubo o cómo rueda una pelota cuando se la empuja.

Juegos de coger y lanzar cosas

Los bebés de esta edad se divierten lanzando objetos o dándoselos a otra persona. Estimula esta nueva habilidad dejando que lance un juguete cuando esté sentado en tu regazo. En lugar de recogerlo tú, acércale al suelo y deja que lo recoja él.

Juegos de esconder cosas

El concepto de la permanencia de los objetos (esto es, que los objetos siguen existiendo aunque no podamos verlos) es una etapa importante en el desarrollo cognitivo de tu hijo, pero puede tardar algún tiempo en entenderlo. Algunos juegos sencillos que consisten en esconder cosas pueden ayudar a tu bebé a entender este concepto, pero no te olvides de elogiarle cuando encuentre el objeto escondido y de darle pistas si tiene dificultad para encontrarlo (sacude el juguete o enséñaselo con una sonrisa en tu rostro). Más información sobre los juegos de esconder cosas.

Desarrollo motor

Tu bebé de 9 meses está impaciente por explorar el mundo que le rodea. Algunos bebés aprenden a gatear marcha atrás antes de hacerlo hacia delante. Algunos aprenden a caminar sin haber gateado nunca y otros aprenden a desplazarse sentados. Dale a tu bebé muchas oportunidades para gatear, ponerse de pie y dar unos pasos, contigo cerca para vigilarle, por supuesto. Y asegúrate de que las estrategias que utilices para garantizar la seguridad de tu bebé se adapten a la etapa del desarrollo en la que se encuentre.  Con cada nueva habilidad, es probable que se encuentren con nuevos peligros que tú no habías considerado antes.

Anímale a ponerse de pie

En esta etapa, tu bebé empezará a ponerse de pie sujetándose a un mueble. Anímale a ponerse de pie colocando juguetes en una mesa baja en la que puedan apoyarse para ponerse de pie y mirar lo que hay sobre ella. Antes de que te des cuenta, tu hijo estará tratando de trepar.

Camina con él

Ánima a tu hijo a caminar contigo. Sujeta a tu bebé de pie, agarra sus manos y camina con él para que pueda practicar a dar unos pasos. Es posible que te obligue a caminar más despacio, pero es una forma estupenda de que los dos hagáis algo de ejercicio.

Haz que agarre objetos

A esta edad, las habilidades motrices finas de tu bebé están mejorando y ya puede coordinar mejor el movimiento de las dos manos. Juega con él a cosas que estimulen la función de tenaza que acaba de descubrir, como encajar piezas con diferentes formas en el agujero correcto.

Comunicación

Si tu bebé de 9 meses es como muchos bebés a su edad, parloteará sin cesar. Escucha atentamente su parloteo. Observarás que empieza a pronunciar con más seguridad sonidos de dos sílabas que se parecen cada vez más a palabras. Puede que este sea el mes en que te llame "mamá" por primera vez y que entienda que esa palabra te designa a ti y solo a ti.

Actúa como narradora

Cuando pasees con tu bebé por la calle, señálale cosas y describe lo que veis, lo que estáis haciendo y el lugar a donde vais.  Haz preguntas a tu bebé y anímale a que te responda.

Lee con tu bebé

La comprensión del lenguaje de tu bebé está mejorando, así que dedica algún tiempo todos los días a leer con él cuentos cortos.

Enséñale algunos signos básicos

En torno a los 8 o 9 meses de edad, muchos bebés son capaces de entender y utilizar una forma de lenguaje de signos para bebés. Algunos signos que puedes introducir cuando le estás dando de comer son "más", "comida", "hora del biberón" o "se acabó". Inventa tus propios signos para cada objeto o acción. Lo más importante es que los utilices siempre de la misma forma. Si sigues utilizándolos, ¡incluso tu bebé empezará a utilizar también esos signos contigo!

Desarrollo social

La ansiedad producida por la separación puede convertirse en un problema, así como la ansiedad ante la presencia de desconocidos. Tu bebé puede expresar temor ante personas y cosas que nunca antes le habían afectado. Por ejemplo, es posible que empiece a llorar de repente cuando llega su abuela o cuando apagas la luz al acostarle. Esto es porque su percepción y su memoria están mejorando. Lo bueno es que los bebés de 9 meses se distraen fácilmente y el llanto no les suele durar mucho.

Practica el arte de la distracción

Es probable también que derrame algunas lágrimas cuando intentes quitarle algo, así que trata de distraerle en lugar de entablar con él una guerra de voluntades. Vete a otra habitación o inicia una nueva actividad.

Respeta su horario todo lo que puedas

Establece un horario de comidas, siestas y baño que sea más o menos igual todos los días. La rutina es muy tranquilizadora y ayuda a que tu bebé se sienta seguro.

Despídete de él cuando te vayas a ir

Esta costumbre le enseña y refuerza una lección importante: cuando te vas, vuelves pronto.

Viaja con un ‘objeto reconfortante’

A esta edad, tu bebé puede sentirse apegado a una manta, un peluche o un juguete. Su manta o su osito de peluche favorito pueden ayudarle a sentirse más seguro cuando visitéis un lugar nuevo o cuando esté cansado o nervioso.

 

ADVERTENCIA IMPORTANTE: La leche materna es la mejor nutrición para los lactantes. La decisión de suspender la lactancia materna puede ser difícil de revertir y la incorporación de la alimentación parcial con biberón puede reducir la producción de leche materna. Cualquier error en el seguimiento de las indicaciones de preparación puede ser perjudicial para la salud del bebé. Los padres deben recibir siempre el asesoramiento de un profesional sanitario independiente sobre la alimentación de su bebé. Los productos de Mead Johnson deben utilizarse bajo supervisión médica.