Una dieta variada y equilibrada es importante para que tomes todos los nutrientes que necesitas en cualquier etapa de la vida, pero cuando estás embarazada, hay una serie de vitaminas y minerales que son especialmente importantes para que tanto tú como tu bebé os mantengáis fuertes y sanos. Las vitaminas B pueden ayudar a que tengas un embarazo saludable; aquí encontrarás lo que necesitas saber.

 

¿Qué son las vitaminas B y por qué las necesitamos?

Hay ocho tipos de vitaminas B, todas ellas con importantes funciones en el organismo. Es posible que hayas oído hablar ya del ácido fólico; es la vitamina más importante durante el embarazo, porque ayuda a reducir el riesgo de malformaciones congénitas como la espina bífida. La mayoría de las vitaminas B contribuyen a mantener un sistema nervioso sano e intervienen en la digestión y la liberación de energía de los alimentos. Algunas de ellas tienen otras funciones: la riboflavina y la niacina ayudan también a mantener una piel y unos ojos saludables, mientras que la vitamina B12, el ácido fólico y la vitamina B12 intervienen en la función de los glóbulos rojos.

¿Qué cantidad necesito tomar?

Es conveniente asegurar una ingesta suficiente de vitaminas B durante el embarazo, especialmente de vitamina B6, ácido fólico y vitamina B12; es también esencial que la ingesta de todas las vitaminas B no sea excesiva, p. ej., si tomas suplementos vitamínicos.

La ingesta diaria recomendada durante el embarazo varía según la vitamina:

  • Tiamina (vitamina B1): 1,4 mg
  • Riboflavina (vitamina B2): 1,4 mg
  • Niacina (vitamina B3): 18 mg
  • Ácido pantoténico (vitamina B5): 6 mg
  • Vitamina B6: 1,9 mg
  • Biotina (vitamina B7): 30 µg
  • Ácido fólico: 600–800 µg
  • Vitamina B12: 2,6 µg

¿Dónde se encuentra estas vitaminas?

Una dieta equilibrada es la mejor forma de contribuir a tu salud y a la de tu bebé. Trata de incluir en tu dieta diaria los siguientes alimentos para tener la seguridad de que tomas una cantidad suficiente de vitaminas B:

  • Cereales integrales como arroz con cáscara, avena y panes integrales
  • Cereales de desayuno enriquecidos
  • Fruta fresca y deshidratada
  • Verduras de color verde, como brócoli, espinacas y guisantes
  • Huevos
  • Productos lácteos como leche y queso

La leche y el pescado son fuentes ricas en muchas vitaminas B. La vitamina B12 es la única que se encuentra en productos de origen animal, así que si no comes carne ni pescado, debes tratar de tomar cereales y bebidas de soja no edulcoradas que estén enriquecidos con vitamina B12 para asegurar un aporte suficiente de esta vitamina. Habla con tu matrona si tienes alguna pregunta relacionada con la ingesta de todos los nutrientes que necesitas.

 

ADVERTENCIA IMPORTANTE: La leche materna es la mejor nutrición para los lactantes. La decisión de suspender la lactancia materna puede ser difícil de revertir y la incorporación de la alimentación parcial con biberón puede reducir la producción de leche materna. Cualquier error en el seguimiento de las indicaciones de preparación puede ser perjudicial para la salud del bebé. Los padres deben recibir siempre el asesoramiento de un profesional sanitario independiente sobre la alimentación de su bebé. Los productos de Mead Johnson deben utilizarse bajo supervisión médica.