A veces puede parecer que el bebé regurgita mucho, pero es algo completamente normal y a la mayoría de los niños se les pasa cuando están cerca del año de edad. La regurgitación en los bebés es frecuente porque el músculo que normalmente retiene el contenido del estómago es inmaduro. Hasta que tu hijo deje de regurgitar, intenta mantenerle erguido durante la toma e inmediatamente después de la misma y evita que ingiera grandes cantidades. Hacer que el bebé eructe durante y después de las tomas ayuda a que no se acumule aire en su estómago.

Si te preocupa la cantidad o la frecuencia con la que tu hijo regurgita, pide consejo profesional a tu pediatra.

 

¿Quieres saber más? Estos artículos podrían resultarte útiles:

Regurgitación

 

Ver más preguntas frecuentes como esta: Lactancia materna