Puedes empezar a introducir los sólidos cuando el bebé tenga unos seis meses. Antes de esa edad, su estómago todavía no está preparado. Según las directrices europeas, se puede empezar a dar alimentos sólidos a una edad más temprana, pero esto depende de las pautas locales y del criterio del pediatra. Si quieres empezar a dar sólidos a tu hijo antes de los seis meses, consulta primero al pediatra. La Organización Mundial de la Salud recomienda alimentar a los bebés exclusivamente con leche materna durante los primeros seis meses de vida para lograr un crecimiento, desarrollo y salud óptimos.

El bebé seguirá obteniendo la mayor parte de los nutrientes de la leche materna, así que en lugar de centrarte en cuánto come, diviértete presentándole todos los nuevos sabores y texturas de los alimentos sólidos. Empieza poco a poco, ofreciéndole unos trocitos o cucharadas de alimento al día, y aumenta la cantidad de forma progresiva.

Comienza con puré de verduras como zanahoria, patata o boniato, compota de frutas, arroz infantil y fruta blanda, como el plátano, madura y cortada en trozos del tamaño de un dedo. También debes seguir dándole leche materna o artificial, y permanece junto a él mientras come.

Consejo: Permítele comer con los dedos o sujetar la cuchara.

Si estás pensando en empezar a dar solidos a tu hijo, consulta primero al pediatra que es quien mejor conoce a tu bebé.

¿Quieres saber más? Estos artículos podrían resultarte útiles:
Introducción de alimentos sólidos
El paso a la dieta sólida
Probar nuevas texturas

Ver más preguntas frecuentes como esta: Nutricion para el lactante