Antes de cada toma, lávate las manos. Limpia y hierve los biberones, las tetinas, tapas  y demás utensilios en agua (1 minuto hirviendo). Hierve agua y déjala enfriar hasta temperatura ambiente. Vierte la cantidad correcta de agua en un biberón limpio. Añade la cantidad correcta de cacitos rasos con polvo (consulta la tabla de alimentación) y guarda el cacito seco dentro del bote. Tapa el biberón. Primero mueve el biberón entre las manos y agítalo bien, hasta que el polvo se disuelva completamente.

Consejo: Antes de dar el biberón, comprueba que la fórmula infantil se ha enfriado lo suficiente como para que el bebé pueda beberla. Para ello, vierte unas gotas en la cara interna de tu muñeca: debe estar a la temperatura del cuerpo.

Una vez preparada, la fórmula infantil artificial se estropea con gran rapidez. Debe consumirse inmediatamente después de haberla preparado, o bien taparse y conservarse en la nevera a 2-4ºC durante un máximo de 24 horas. No congeles la fórmula infantil artificial preparada; tampoco la utilices si ha estado más de una hora fuera de la nevera. Una vez que el bebé empieza a comer, se debe consumir la fórmula infantil en el plazo de una hora; no metas la fórmula infantil en la nevera durante ese tiempo y tira toda la que sobre. Lava el biberón y los utensilios después de cada uso.

Si tienes alguna otra pregunta, no dudes en consultarnos. Estamos aquí para ayudarte.

 

¿Quieres saber más? Estos artículos podrían resultarte útiles: Cómo preparar el biberón del bebé

Descárgate nuestras hojas de ayuda para obtener consejos prácticos: Cómo preparar un biberón de fórmula para lactantes

 

Ver más preguntas frecuentes como esta: Enfamil Premium general