Son muchos los motivos por los que puede llorar tu bebé – En primer lugar, comprueba que el bebé no tenga hambre o esté cansado; quizás tenga gases, o el pañal esté sucio. Si ninguna de las anteriores es la causa, puede que lo único que quiera es estar un poco con su mamá. Prueba a abrazarle o darle un baño caliente para consolarlo. Otra posibilidad es salir a dar un paseo andando o en coche para ver si el movimiento le calma. Si el bebé llora en exceso, quizás sea la señal de que tiene un cólico. Además de consolarlo, prueba a sujetarle erguido durante las tomas y hacerle eructar cuando haya terminado.

 

¿Quieres saber más? Estos artículos podrían resultarte útiles: Nerviosismo, Cólico

Descárgate nuestras hojas de ayuda para obtener consejos prácticos: Cólico

 

Ver más preguntas frecuentes como esta: Alergias