Aunque todavía no sepa hablar, tu hijo ya es un experto en hacerte saber si tiene hambre. La inquietud, el chuparse los puños o los dedos y el girar la cabeza y abrir la boca como si buscara el pecho son signos de que tiene hambre. La última señal es que el bebé empieza a llorar, pero es mejor alimentarle antes de que esto ocurra. 

Si estás dando el pecho a tu bebé, hazle eructar después de que acabe con el primer pecho y a continuación ofrécele el otro. Si todavía tiene hambre, se agarrará.

Tu hijo te indicará cuándo está saciado: dejará de chupar, cerrará la boca o se apartará del pecho o el biberón. Es posible que tu bebé necesite un descanso, así que inténtalo nuevamente después de un minuto o dos para asegurarse de que han tenido suficiente.

¿Quieres saber más? Estos artículos podrían resultarte útiles:
Cómo saber si el bebé alimentado al pecho está tomando suficiente leche

Ver más preguntas frecuentes como esta: Lactancia maternaEnfamil Fórmulas, Nutricion para el lactante