Aconsejamos intentar y empezar a dar el pecho al bebé lo antes posible después de nacer, preferiblemente durante la primera hora. El contacto piel con piel inmediatamente después del parto es una gran experiencia de vinculación afectiva entre tú y tu bebé. También es un buen momento para recibir los consejos de tu matrona o enfermera de maternidad, que puedan ayudarte a colocar y sujetar a tu bebé.

Si está previsto que tengas un parto por cesárea, también podrás empezar a dar el pecho a tu bebé casi inmediatamente después de que nazca. Posiblemente te resulte más cómodo colocar una almohada sobre la zona de la operación e intentar posiciones de lactancia como la invertida o en balón de rugby o la acostada de lado. 5 Si deseas más información sobre estas posiciones, hemos elaborado un útil folleto de ayuda que puedes descargar y guardar.

En el caso de que no puedas empezar a dar el pecho de inmediato, la matrona te enseñará a extraer la leche materna para que a pesar de ello tu bebé se beneficie de la lactancia natural.

¿Quieres saber más? Estos artículos podrían resultarte útiles:

Descárgate nuestras hojas de ayuda para obtener consejos prácticos:

Ver más preguntas frecuentes como esta: Lactancia materna