Cada bebé es diferente, pero la mayoría de los recién nacidos comen cada 2 o 3 horas durante las primeras semanas de vida. Puedes alimentar a tu hijo con la frecuencia que él quiera. Con la lactancia materna es imposible sobrealimentar a un niño, así que puedes relajarte y dejar que sea tu bebé quien establezca las pautas. Una buena opción es ir probando y dar el pecho al bebé antes de que esté demasiado hambriento y empiece a llorar. Intenta estar atenta a las primeras señales de hambre, como la inquietud y los movimientos de succión.

 

¿Quieres saber más? Estos artículos podrían resultarte útiles:

Cómo dar el pecho

 

Descárgate nuestras hojas de ayuda para obtener consejos prácticos:

Cómo dar el pecho

Posiciones y técnicas para dar el pecho

 

Ver más preguntas frecuentes como esta: Lactancia materna