Antes de volver a trabajar es conveniente que pienses en tus opciones para mantener la lactancia materna. Quizás desees combinar pecho y biberón con leche materna extraído, pues de ese modo tú u otra persona podréis alimentar al bebé mientras estés en el trabajo. Extraer la leche materna es práctico porque puedes conservarla en la nevera durante cinco días, o en el congelador si necesitas guardarla más tiempo. Si conservas la leche materna extraída, es útil etiquetar todos los recipientes con la fecha para que tú o tu canguro sepáis cuál utilizar antes.

 

¿Quieres saber más? Estos artículos podrían resultarte útiles:

Transición de la lactancia materna al biberón

Conservación de la leche materna

 

Descárgate nuestras hojas de ayuda para obtener consejos prácticos:

Lactancia Mixta

 

Ver más preguntas frecuentes como esta: Lactancia materna