Lo mejor que puedes hacer es dar ejemplo a tu hijo. Dale la misma comida que al resto de la familia e intenta comer con él siempre que sea posible. Ten paciencia, mantén la calma y felicítale cuando coma, aunque sea muy poco. Si el niño rechaza un alimento nuevo, no te rindas al primer intento ni intentes obligarle a comer. Limítate a retirar la comida sin hacer comentarios y vuelve a intentarlo en otro momento. Consejo: Intenta cambiar la manera de preparar o de presentar la comida; el gusto por un alimento a veces cambia si se presenta de forma diferente.

¡Buena suerte! Si tienes alguna otra pregunta, no dudes en consultar a tu pediatra.

 

¿Quieres saber más? Estos artículos podrían resultarte útiles: Promueve hábitos alimenticios saludables

 

Ver más preguntas frecuentes como esta: Destete