Buscar

Cómo evitar el reflujo en el embarazo

Cómo evitar el reflujo en el embarazo

Sentir molestias durante el embarazo es muy común, especialmente en lo que se refiere al aparato digestivo. Además de la clásica acidez y ardores, el reflujo es uno de los principales problemas digestivos con los que se encuentran las embarazadas. Por este motivo, en este artículo vamos a explicarte en qué consisten los síntomas del reflujo y cómo evitar reflujo en el embarazo.

¿Qué es el reflujo y cómo afecta al embarazo?

El reflujo gastroesofágico ocurre cuando la válvula que controla el paso del contenido del esófago al estómago está alterada o no funciona de la forma más adecuada. Esto ocasiona que el contenido del estómago vuelva a pasar al esófago. Este paso provoca una irritación en la zona, ya que los ácidos y la mucosa del estómago también pasan al esófago. Causa una serie de síntomas definidos como pirosis. Cuando el proceso se repite con frecuencia es precisamente cuando hablamos del reflujo.

¿Por qué afecta especialmente a las mujeres embarazadas? Durante el embarazo, esta válvula muscular, llamada cardias, no funciona como debería por varios motivos:

  • Modificaciones hormonales del embarazo: el aumento de la progesterona, hormona que relaja la musculatura lisa del organismo, puede influir en el funcionamiento del aparato digestivo. El estómago tardará más en quedarse vacío y, como consecuencia, el cardias no es capaz de retener todo su contenido.
  • En el último trimestre del embarazo, el reflujo es de lo más común. Hay que tener en cuenta que, al aumentar el tamaño del útero, este ocupa más espacio en la cavidad abdominal y empuja el estómago. El estómago, en estos casos, puede llegar a colocarse casi de forma horizontal, lo que dificulta el proceso de digestión. El orificio del cardias se puede deformar y no llega a cerrarse del todo.

 

Estos son los motivos por los que el reflujo puede afectar más a la mujer embarazada que a cualquier persona, especialmente en los últimos meses.

Cómo evitar el reflujo durante el embarazo

Ahora bien, ¿se puede evitar el reflujo en el embarazo? La respuesta es sí. Existe una serie de hábitos que pueden ayudarte a evitar, en la medida de lo posible, este reflujo del que hablamos:

  • Evita las comidas abundantes: en el momento del embarazo, deberás evitar llenar demasiado tu estómago haciendo comidas menos copiosas. Si antes comías cinco veces al día, ahora deberás comer ocho. Toma pequeños platos en un espacio de tiempo menor para evitar el reflujo.
  • No te vayas a la cama justo después de comer: tenemos la costumbre de irnos a dormir justo después de haber comido o cenado, algo que no es demasiado aconsejable si queremos evitar el reflujo en el embarazo. Lo ideal sería esperar varias horas, así que tendrás que adelantar tus horas de comida si quieres tener un sueño tranquilo.
  • Mastica de forma más lenta: si eres una persona que come rápido, tendrás que acostumbrarte a masticar lentamente. De esta manera, los alimentos llegarán más triturados al estómago y la digestión será menos pesada.
  • Evita los alimentos pesados.
  • Usa una doble almohada: de esta forma evitarás estar totalmente tumbada, que es una de las causas más comunes del reflujo.
  • No uses ropa muy ajustada.
  • No fumes.
  • Evita los medicamentos en la medida de lo posible. Recuerda que, durante el embarazo, automedicarse está totalmente desaconsejado. Acude a tu médico si tienes algún tipo de problema.

Alimentos que pueden provocar reflujo

Algunos alimentos pueden favorecer la aparición del reflujo, es por eso por lo que se recomienda conocerlos si queremos saber cómo evitar el reflujo en el embarazo. ¿Qué alimentos será mejor descartar durante la gestación?

  • Chocolate
  • Alimentos procesados
  • Fritos
  • Quesos curados
  • Alimentos especiados
  • Café
  • Vinagre
  • Mostaza
  • Alcohol
  • Cítricos
  • Alimentos ácidos como el tomate

 

Estos alimentos favorecen la aparición de los síntomas del reflujo gástrico, por lo que la mejor opción es dejar de consumirlos o consumirlos de forma muy ocasional, especialmente durante el último trimestre del embarazo, que es cuando el reflujo está más presente.

Remedios para aliviar el reflujo en embarazadas

El uso de medicamentos está totalmente desaconsejado en embarazadas. Por ello, en estos casos, lo mejor será usar remedios para el reflujo en el embarazo, siempre bajo supervisión médica:

 

  • Naranja: puede ayudarnos a combatir la acidez en el estómago y, por tanto, el reflujo. Puedes tomarlas enteras o en zumo.
  • Manzana: es un antiácido natural, por lo que calma todos los problemas digestivos. Por este motivo, siempre recomendamos a las futuras mamás tener manzanas en casa, puesto que les ayudará a pasar estos momentos incómodos.
  • Jengibre: otro de los remedios naturales para el reflujo en embarazadas es el jengibre. Lo mejor es tomarlo en infusión. Aunque es cierto que ya venden preparadas infusiones a base de jengibre, lo ideal es prepararla en casa hirviendo algunos trozos de jengibre y añadiendo un poco de naranja o limón.

¿Te ha resultado útil este artículo? Descubre mucha más información y consejos sobre el embarazo, el parto y el crecimiento de tu bebé formando parte de nuestro Club Enfamamá.

¡Únete ahora y empieza a disfrutar de todos sus beneficios!

Advertencia importante: la lactancia materna proporciona la mejor nutrición a los bebés. El pediatra es el que mejor te puede asesorar sobe el cuidado y la alimentación de tu hijo, y sobre los alimentos que debes añadir a la dieta conforme va creciendo.

 

Bibliografía:

  • Sociedad Española de Medicina en Familia y Comunitaria