Un cuarto para el bebé que sea estimulante ayudará al desarrollo sano de tu bebe. Aprende a diseñar el cuarto para una estimulación cómoda, práctica y que permita su desarrollo.

 

Mientras esperas la llegada del bebé, puedes ir dejando listo su cuarto. Es una tarea emocionante e importante crear un espacio para que tu bebe crezca, aprenda, duerma y juegue. La decoración del cuarto del bebé va mucho más allá que solo el color de las paredes, este cuarto debe ser: 

•Cómodo y práctico, con facilidad para cambiar un pañal

•Debe tener un espacio cómodo para las tomas de media noche

 •Cómodo para tener un sueño reparador

 •Estimulante para favorecer su desarrollo

Pero, ¿por dónde empezar? Lo más obvio es la cuna, al ser lo principal del cuarto. Hay muchos tamaños y estilos disponibles, incluyendo las que crecen con tu bebé, que son cuna al principio y luego se convierten en cama. Independientemente de la que elijas, asegúrate de que cumple con los estándares de seguridad. 

Otras cosas esenciales son: un cambiador, que puede ser sencillo como poner un colchoncito encima de una cómoda o sofisticado con una superficie especial para cambiarle, un monitor para bebés, una silla cómoda para las tomas de por la noche, cortinas específicas para asegurar la luz u oscuridad adecuadas, un cesto de ropa para echar a lavar a mano, al lado del cambiador.  

Por supuesto puedes incluir muchas cosas más en el cuarto como lámparas, mesitas, estanterías, suelo especial, armarios... – sólo asegúrate de que son adecuadas para la edad del bebé, accesibles, y seguras. Puedes considerar dividir el cuarto por zonas: la zona de dormir (cuna), la zona de cambiarse (cambiador, armario..),  la zona para jugar/leer (libros y juegos) y la zona para alimentarle (silla, mesita) 

Una vez los requisitos funcionales estén cumplidos es momento para introducir el factor de la estimulación y el desarrollo en el cuarto del bebé. Los estudios demuestras que los bebés que han sido estimulados por el entorno alcanzan los hitos del desarrollo más rápidamente, tienen mejor coordinación, demuestran mayor curiosidad, atención , memoria y están más seguros de su imagen personal.  

Los colores juegan un papel importante en estimular el desarrollo neurológico desarrollando conexiones en el cerebro. Al principio los recién nacidos detectan solo contrastes grandes de luz y oscuridad o blanco y negro, por lo que los diseños con rayas de distinto color son ideales para estimular su desarrollo visual.

Al tercer mes, esto ayudará a que tu bebé alcance el hito de centrarse en objetos de grandes contrastes, lo que les permite ver cuando una forma acaba y empieza otra. Esto no significa que tengas que pintar el cuarto a rayas blancas y negras, al contrario, el cuarto tienen que ofrecer un equilibrio de estimulación y tranquilidad. Es importante crear un entorno acogedor y confortable que suavice (colores cálidos, neutrales y pastel) y que estimule (colores vivos y alegres) a tu bebé.

Elige una combinación de colores que lleve ambos y accesorios que llamen su atención y puedan ser fácilmente sustituidos según tu bebé crezca. 

Las formas y texturas también pueden contribuir al desarrollo sensorial y motor de tu bebé. Incluye una buena mezcla de objetos estimulantes como esos que tienen colores que contrastan mucho y sonidos diferentes y también objetos suaves como bloques de construcción, peluches o pelotas.

Puedes elegir colocar sus juguetes alrededor de forma que están en el campo de visión de tu bebé y puedan despertar su curiosidad. 

Puedes elegir un tema, juguete o dibujo para el cuarto de tu bebé y decorar entorno a esta idea. Independientemente de lo que elijas, asegúrate que creas un entorno seguro que sea adecuado para contribuir a la felicidad y salud de tu bebé.