Buscar

Mi bebé se mueve mucho, ¿es normal?

Mi bebé se mueve mucho, ¿es normal?

Cada bebé es diferente, es por ello por lo que hay bebés que son más activos y que necesiten mucha actividad y bebés más tranquilos, que solo quieren estar acostados o sentados en su trona o carrito. Entonces, ¿es normal que mi bebé sea muy activo? Y, ¿qué hacer si mi bebé se mueve mucho?

A continuación, te explicamos todo lo que debes saber sobre los bebés que se mueven mucho y que son especialmente activos.

Mi bebé se mueve mucho, ¿es normal?

Muchas mamás y muchos papás se encuentran con que su bebé se mueve muchísimo, especialmente a partir de los cuatro meses, que es cuando muchos bebés comienzan a moverse y a gatear. ¿Es esto normal? Lo cierto es que sí. Cuando empiezan a tener cierta autonomía, los bebés se mueven más de lo que estamos acostumbrados, especialmente si son bebés nerviosos. Algunos, incluso, querrán empezar a andar antes de tiempo.

Si tu bebé se mueve más que otros, por ejemplo, no debes preocuparte, ya que es completamente normal que lo haga. Déjalo seguir su ritmo natural para que su desarrollo sea el adecuado.

Por qué mi bebé no para de moverse

La capacidad del bebé para moverse aumenta a partir de los cuatro meses, momento en el que no parará quieto y en todo momento querrá seguir a sus papás, o al menos intentarlo. Al ejercer un mayor control sobre su cabeza, el bebé doblará el cuello y se apoyará en el suelo con las manos abiertas, lo que le ayudará a comenzar a arrastrarse y, posteriormente, a gatear. 

Asimismo, el bebé, a partir de esa edad, comienza a ser muy curioso, por lo que intentará moverse de forma continuada. Intentará alcanzar objetos nuevos y sentirá curiosidad por todo lo que le rodea. El hecho de querer alcanzarlo hará que se mueva mucho más, especialmente si el bebé es mucho más nervioso y activo de lo habitual.

¿Qué hacer si mi bebé se mueve mucho?

Lo cierto es que no es necesario hacer nada especial si tu bebé se mueve mucho porque, como hemos dicho, es completamente normal que lo haga a partir de cierta edad. Lo que sí tendrás que hacer es asegurarte de que el bebé estará siempre protegido y que no corre ningún peligro alarmante como, por ejemplo, bajar o subir escaleras descubiertas o tocar enchufes sin proteger.

Elimina todos los peligros que encuentras en casa para que tu bebé esté completamente seguro a la hora de moverse por tu hogar.

Cómo proteger a mi bebé si se mueve mucho

A pesar de que pienses que tu hogar está protegido para cuando el bebé comience a moverse, es posible que aún hayas olvidado algunas medidas de protección, como las siguientes:

  • Vallas en casa: a pesar de que esto parezca obvio, muchos papás simplemente se limitan a cerrar las puertas de las habitaciones para evitar que el bebé entre y se haga daño. Pero nosotros no recomendamos solo esto, sino que también aconsejamos poner vallas antibebés, especialmente en casas que tengan escaleras para evitar que suban al piso de arriba.
  • Protecciones en los enchufes: meter los dedos en los enchufes es algo que suelen hacer a los bebés. Es por eso por lo que, cuando empiece a moverse, es fundamental poner protecciones y fundas en los enchufes para que no meta los dedos.
  • Retirar obstáculos: es posible que te encante ese jarrón que tienes en el medio del salón, pero una vez que tu bebé comience a estar en el suelo, tendrás que guardarlo porque a él le producirá mucha curiosidad y es posible que termine tirándolo y haciéndose daño.

Tengo un bebé muy activo, ¿qué hago?

Muchos padres no tienen demasiado claro si es bueno estimular esa actividad del bebé o controlarla, y lo cierto es que no hay nada de malo en estimular la actividad de un bebé muy activo. Es cierto que si la situación llegar a ser extrema, lo más adecuado será visitar a un especialista para aprender a sobrellevarlo, ya que muchos niños hiperactivos pueden tener algunas consecuencias durante su etapa adulta. Pero si simplemente es un niño curioso y activo, no habrá ningún problema.

Únete al Club Enfamamá

¿Cómo afecta la leche en sus movimientos?

Hasta los seis meses, la leche materna juega un papel fundamental en el desarrollo del pequeño, ya que es el único alimento que debe estar incluido en su dieta. Eso sí, a partir de los 6 meses, y como parte de una dieta diversificada, la leche de continuación puede ser introducida por los padres y pasar a formar a parte de esta etapa tan importante de la vida del bebé.

Estas leches de continuación proporcionan minerales como el hierro, que contribuye al desarrollo cognitivo normal de los niños y al funcionamiento normal del sistema inmunitario, además de las vitaminas requeridas en la alimentación del pequeño como, por ejemplo, la vitamina C o la vitamina D, como es la leche Enfamil Premium Complete 2.

 

¿Te ha resultado útil este artículo? Descubre mucha más información y consejos sobre el embarazo, el parto y el crecimiento de tu bebé formando parte de nuestro Club Enfamamá. ¡Únete ahora y empieza a disfrutar de todos sus beneficios!

Advertencia importante: la lactancia materna proporciona la mejor nutrición a los bebés. El pediatra es el que mejor te puede asesorar sobe el cuidado y la alimentación de tu hijo, y sobre los alimentos que debes añadir a la dieta conforme va creciendo.

 

 

 

 

Artículos relacionados

¿Cuándo le salen los dientes a los bebés?

Los papás y las mamás damos una gran importancia a la aparición de la dentición de los bebés, ya que...

Leer más

¿Cuánto debe pesar un bebé a los 6 meses?

A pesar de que cada bebé es diferente, existen ciertos valores generales que nos indican si nuestro bebé está creciendo...

Leer más

Mi bebé tiene tos, ¿qué hago?

A pesar de que la tos del bebé es bastante habitual, los síntomas de la tos pueden llegar a preocupar...

Leer más

¿Cuánto duerme un bebé de 6 meses?

Todas las etapas del bebé son importantes, y es que en cada una de ellas el pequeño experimenta nuevos cambios...

Leer más