Buscar

Mi bebé tiene mocos, ¿qué hacer?

Mi bebé tiene mocos, ¿qué hacer?

Cuando comienza la temporada de frío y, sobre todo, la guardería, los mocos son muy habituales en los bebés. Su presencia suele alertar a las madres y padres, especialmente a los primerizos. Por ello, en este artículo te contamos todo lo que debes saber sobre la mucosidad y te ayudamos a decidir qué hacer si tu bebé tiene mocos.

Mi bebé tiene mocos, ¿es normal?

Para decidir qué hacer si tu bebé tiene mocos, debes saber por qué los tiene. Es probable que tu bebé tenga un catarro o resfriado, una enfermedad muy normal en los bebés que no debe preocuparte. De hecho, los más pequeños de la casa suelen resfriarse unas 5 o 6 veces al año. Pero, ¿por qué?

Los resfriados están causados, fundamentalmente, por virus y se trasmiten de unas personas a otras. Por ello, el contacto con otras personas, la guardería y meterse las manos en la boca después de compartir juguetes son los principales factores de riesgo.

También debes tener en cuenta que su sistema inmunitario aún no ha estado en contacto con muchos virus. Todavía los está conociendo y está aprendiendo a enfrentarse a ellos. Por ello, los resfriados serán muy frecuentes durante sus primeros años de vida.

Los mocos del bebé, ¿a qué se deben?

Los mocos o mucosidad son un mecanismo de defensa del organismo. Cuando un virus entra por la nariz, las mucosas que recubren las fosas nasales comienzan a producir mocos para expulsar al microorganismo fuera del cuerpo. De esta manera, evitan que el virus entre en los pulmones. Por ello, los mocos en los bebés no solo son normales, sino que son deseables.

Qué debes saber

Si tu bebé tiene mocos, no debes preocuparte, por algo les llamamos “mocosos”. Sin embargo, los bebés no saben sonarse con un pañuelo, ni tampoco saben respirar por la boca. Cuando tienen mocos, pueden tener dificultades para respirar. Por tanto, lo que debes hacer si tu bebé tiene mocos es ayudarle a expulsarlos.

Qué hacer si mi bebé tiene mocos

Existen varias técnicas para despejar la nariz de tu bebé y ayudarle a respirar. Esto es lo que puedes hacer si tu bebé tiene mocos:

  • Aspirador nasal: es un tubo con perita que succiona los mocos. Es muy desagradable para los bebés, ya que la presión de succión puede ocasionar sensaciones desagradables en el oído y resecar la mucosa.
  • Lavados nasales: consiste en echar suero fisiológico en las fosas nasales del bebé para que, al salir, arrastre los mocos hacia fuera. Es la técnica más recomendada por los pediatras.

Cómo sacar los mocos a un bebé

Los lavados nasales con suero fisiológico son el método menos invasivo. Tumba al bebé boca arriba o boca abajo y gira su cabeza hacia el lado, sujetándole bien. Échale el suero en el orificio nasal que queda más arriba. Después, siéntale para que expulse las secreciones y repite el proceso en el otro orificio.

Suele ser suficiente con unos 2 ml en cada fosa nasal. Si la nariz está muy obstruida, se puede echar un poco de suero, masajear para reblandecer y volver a echar más suero. Se recomienda realizarlo antes de dormir o antes de las tomas de leche. También debes asegurarte de que el suero está a temperatura ambiente para que sea menos desagradable.

Cómo tratar los resfriados en bebés

Normalmente, los catarros y resfriados son autolimitados, es decir, se curan solos en pocos días. La fiebre, si la hay, no suele durar más de tres días. Los mocos y el dolor de garganta desaparecen en una semana y la tos en dos o tres. Por ello, el objetivo del tratamiento es aliviar los síntomas y vigilar la aparición de complicaciones.

Lo mejor para tratar el resfriado de tu bebé es el lavado nasal, el bienestar y el descanso. Debes evitar los medicamentos. Los descongestivos, antihistamínicos y anticatarrales están contraindicados en bebés, ya que pueden producir efectos secundarios. Los antibióticos tampoco son útiles, porque los causantes de resfriados suelen ser virus. Los analgésicos o antitérmicos solo se recomiendan si el pequeño tiene fiebre o malestar.

Cuándo ir al pediatra si mi bebé tiene mocos

Si a pesar de los lavados nasales tu bebé tiene problemas para respirar o, simplemente, si tienes alguna duda, es muy recomendable que acudas al pediatra. Siempre es mejor prevenir.

Además, es muy importante que vigiles la aparición de complicaciones. Algunos síntomas pueden indicar que el bebé tiene otitis, sinusitis, conjuntivitis purulenta o neumonía, unas enfermedades causadas por bacterias. Son los siguientes:

  • Fiebre durante más de 3 días.
  • Dolor de oídos.
  • Mocos espesos amarillos o verdosos durante más de 10 días.
  • Malestar.

Si detectas estas complicaciones en tu bebé, es muy importante que acudas al pediatra cuanto antes.

 

¿Te ha resultado útil este artículo? Descubre mucha más información y consejos sobre el embarazo, el parto y el crecimiento de tu bebé formando parte de nuestro Club Enfamamá. ¡Únete ahora y empieza a disfrutar de todos sus beneficios!

 

Advertencia importante: la lactancia materna proporciona la mejor nutrición a los bebés. El pediatra es el que mejor te puede asesorar sobe el cuidado y la alimentación de tu hijo, y sobre los alimentos que debes añadir a la dieta conforme va creciendo.

 

 

Fuentes:

  • A.E.P. (2013). Guía Práctica para padres. Asociación Española de Pediatría. Disponible en aeped.es.
  • Pavo, M.R. (2013). Lavados nasales. Asociación Española de Pediatría. Revisado en 2014. En enfamilia.aeped.es.
Bravo, J. & Merino, M. (2011). Catarro o resfriado. Asociación Española de Pediatría. Revisado en 2017. En enfamilia.aeped.es.

Artículos relacionados

Cómo cuidar los dientes del bebé

Cuidar los dientes de nuestro bebé es muy importante para su desarrollo, ya que de ellos dependen su alimentación y...

Leer más

Subir las defensas al bebé ¿cómo reforzar ...

Muchas madres y padres, sobre todo en un momento como el actual, están preocupados por las defensas del más pequeño...

Leer más

¿Cuándo empiezan a escuchar los bebés?

Cuando somos papás y mamás, es normal preguntarse a qué edad comienza a escuchar el bebé. Todos queremos saber si...

Leer más

Cómo y cuánto duerme un bebé de 3 meses

Durante los primeros meses los bebés se desarrollan muy rápido. Su cuerpo y su comportamiento cambian de manera constante. A...

Leer más