Buscar

Recomendaciones para los padres con hijos inapetentes

Recomendaciones para los padres con hijos inapetentes.

Algunas recomendaciones útiles para la alimentación de los niños inapetentes.

Es natural que a los padres les preocupe que su hijo no esté comiendo lo suficiente, sobre todo si a veces rechaza la comida. No te preocupes por lo que tu hijo come en un solo día o en una sola comida. Es más importante lo que come a lo largo de la semana. Si tu hijo está activo y ganando peso, y no da signos de estar enfermo, significa que está comiendo suficiente aunque a ti no te lo parezca.

Es perfectamente normal que los niños de esta edad se nieguen a comer algunos alimentos o a probar nuevos sabores. Mientras el niño tome alimentos de cada uno de los cuatro grupos alimentarios (leche y productos lácteos, pan y cereales, frutas y verduras y proteínas), aunque repita siempre las comidas preferidas, no hay que preocuparse.

Introduce gradualmente en su dieta alimentos nuevos o vuelve a insistir con los que rechazó la primera vez. El mejor modo de que tu hijo aprenda a comer y a disfrutar con la comida es imitándote. Siéntate a comer con él siempre que puedas, para así darle ejemplo.

Recomendaciones para los padres con hijos inapetentes

  • Dale de comer a tu hijo lo mismo que al resto de la familia, pero acuérdate de no añadir sal a la comida del niño. Lee la composición de todos los productos alimentarios que uses para preparar la comida de la familia
  • Haced las comidas juntos siempre que sea posible
  • Dale a tu hijo pequeñas porciones y celebra que se las coma, aunque solo las pruebe
  • Si el niño rechaza la comida, no lo fuerces. Limítate a retirarle el plato sin hacer comentarios. Procura mantener la calma, aunque sea frustrante
  • No retrases la hora de la comida hasta que tu hijo esté demasiado hambriento o cansado para comer
  • Hay niños que son lentos para comer, así que ten paciencia
  • No es bueno darle demasiadas cosas de picar entre las comidas. Basta con darle una bebida láctea y un poco de fruta, o una galleta con una loncha de queso, por ejemplo
  • Es preferible no utilizar la comida como recompensa. Tu hijo podría asociar los dulces con algo bueno y las verduras con algo desagradable. Por el contrario, prémiale con un paseo por el parque o prométele que vas a jugar con él
  • A veces, los niños confunden las sensaciones de sed y de hambre, y pueden decir que tienen sed cuando en realidad están hambrientos
  • Haz que la comida sea un momento agradable, no marcado solo por la obligación de comer. Siéntate con tu hijo y háblale de otras cosas
  • Si conoces a otros niños de su edad que disfrutan comiendo, invítalos a merendar. Su ejemplo puede servir de ayuda, a condición de que no insistas demasiado en lo bien que come el otro niño
  • Invita a comer con vosotros a algún adulto al que tu hijo quiera y admire. A veces, el niño come sin protestar para complacer a otra persona, como por ejemplo un abuelo
  • Los gustos de los niños cambian. Un día detestan algo, y al mes siguiente les encanta

Artículos relacionados

Cómo alimentar a un bebé prematuro

Los bebés prematuros tienen necesidades de alimentación especiales. Más información sobre sus necesidades de alimentación. La lactancia materna proporciona la...

Leer más

Desarrollo motor a partir de los 24 meses

Más información sobre la manera de favorecer el desarrollo físico, la coordinación de las manos y los ojos y la...

Leer más

Movimiento

Actividades que estimulan el desarrollo físico a partir de los 24 meses de edad. La capacidad física de tu hijo...

Leer más

Actividades para estimular el desarrollo d...

Jugar con tu hijo es la mejor forma de promover su desarrollo cognitivo. Usa estas técnicas y actividades para estimular...

Leer más