Buscar

Medidas de seguridad y consejos de alimentación para embarazadas

Medidas de seguridad y consejos de alimentación para embarazadas

La preparación y la manipulación de los alimentos debe de ser muy segura durante el embarazo. Hay que tener en cuenta que cualquier tipo de virus puede afectar al bebé, por lo que se hace fundamental tener un especial cuidado en la manipulación de los alimentos si hay una embarazada.

Una alimentación segura para embarazadas es lo primero que hay que tener en cuenta, es por ello que a continuación vamos a hablar de las medidas más importantes.

Precauciones con los alimentos durante el embarazo

Durante el embarazo es importante ser precavidos en la cocina. Es por eso por lo que tomar algunas precauciones con los alimentos durante el embarazo se hace imprescindible. ¿Cuáles son esas precauciones?

Lava bien las frutas y las verduras crudas

Es muy importante lavar bien las frutas y las verduras crudas antes de consumirlas, incluso las ensaladas que vienen ya preparadas en bolsa. Se puede usar agua con lejía apta para la desinfección de los alimentos. Para prepararla, según la OMS, hay que echar una cucharada de café de lejía por cada litro de agua. Después de sumergir la verdura o la fruta habrá que realizar un enjuagado abundante con agua potable.

Desinfecta bien tus manos, la mesa de trabajo y los utensilios de cocina

De la misma forma que se debe limpiar bien un alimento antes de cocinarlo, es imprescindible que desinfectes tus manos con agua caliente y jabón, así como los utensilios que vayas a utilizar y la superficie sobre la que pretendas manipular la comida.

Calienta la comida

Al igual que es importante cocinar muy bien los alimentos, es fundamental evitar comer las sobras frías. Es necesario volver a calentar esa comida a más de 75 ºC.

La carne mejor muy hecha

Cuando una embarazada consume carne, es importante que ésta, esté muy bien hecha, con un punto de cocción superior a los 71 ºC. Ni siquiera podrá estar cocinada al punto, por lo que debe cambiar el color del centro del producto.

Modera el consumo de cafeína

A pesar de no ser un alimento, sí constituye una precaución alimentaria durante el embarazo. El café, el té, los refrescos o las bebidas energéticas deben moderarse y preferiblemente reducirse al mínimo en la dieta para embarazadas.

No olvides leer el etiquetado de uso

Leer el etiquetado de uso de los alimentos, en el caso de que lo tengan, es tan importante como cocinar bien la carne durante el embarazo. Ten en cuenta las precauciones que detallan en las advertencias de los productos.

Consulta a tu médico si necesitas suplementos

Por norma general, los suplementos alimenticios son bastante sanos y no hay ningún problema a la hora de consumirlos, pero no en el caso de un embarazo. Si estás embarazada y crees que necesitas suplementos, consúltalo con tu médico.

Alimentos prohibidos en el embarazo

Con el paso de los años, la OMS ha ido incluyendo algunos elementos en la ‘lista prohibida’ de alimentación segura para embarazadas. ¿Cuáles son esos alimentos que una embarazada deberá evitar a toda costa?

  • Brotes crudos.
  • Pescado crudo, ahumado o marinado.
  • Bebidas alcohólicas.
  • Quesos frescos, rallados o en lonchas sin pasteurizar.
  • Carne cruda o poco hecha.
  • Huevos crudos o elaboraciones realizadas con huevos crudos, sin pasteurizar (salsas caseras, helados caseros, postres caseros).
  • Frutas, verduras u hortalizas que no hayan sido lavadas previamente.
  • Leche cruda.
  • Peces grandes como, por ejemplo, el pez espada, el tiburón o el atún rojo.
  • Productos cárnicos loncheados que no estén cocinados.
  • Patés.

Es importante tachar todos estos alimentos para asegurar la seguridad alimentaria para embarazadas.

Alimentación saludable para embarazadas: consejos generales

Cómo cocinar durante el embarazo o cuál es la mejor alimentación para embarazadas son algunas de las pautas que hay que tener en cuenta para que la alimentación durante la etapa de la gestación sea la mejor. Vamos a conocer algunos consejos generales:

  • Aumenta el consumo de frutas y hortalizas, siempre que hayan sido muy bien lavadas previamente y cocinadas.
  • Realiza de 4 a 5 comidas al día: un buen desayuno es fundamental para afrontar el día con energía durante el embarazo.
  • Consume, al menos, 2 litros de agua al día, además de comer algunos alimentos ricos que agua como las verduras o las frutas.
  • Modera el consumo de sal. Será necesario reducirla el máximo posible.
  • Aumenta la ingesta de pescado, especialmente en el tercer trimestre, para que el bebé tenga un buen desarrollo gracias al omega 3 y al resto de nutrientes de estos alimentos.
  • Evita los alimentos ricos en grasas y los fritos, así como todo aquello que contenga azúcares añadidos.
  • Cocina bien todo tipo de alimentos para evitar cualquier tipo de infección o virus que puedan afectar al bebé.

¿Te ha resultado útil este artículo? Descubre mucha más información y consejos sobre el embarazo, el parto y el crecimiento de tu bebé formando parte de nuestro Club Enfamamá¡Únete ahora y empieza a disfrutar de todos sus beneficios!

 

Advertencia importante: la lactancia materna proporciona la mejor nutrición a los bebés. El pediatra es el que mejor te puede asesorar sobe el cuidado y la alimentación de tu hijo, y sobre los alimentos que debes añadir a la dieta conforme va creciendo.

Bibliografía

  • Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición