Buscar

A mi bebé le suena la barriga, ¿es normal?

A mi bebé le suena la barriga, ¿es normal?

Durante la fase de desarrollo del bebé, el ruido en la barriga del pequeño es una de las grandes preocupaciones de las mamás. Esto ocurre porque queremos que todo salga bien y nos queremos asegurar de que nuestro bebé esté sano. Así que, si eres una de las mamás preocupadas por el ruido en la barriga del bebé, a continuación te explicamos todo lo que debes saber acerca de ese sonido.

A mi bebé le suena la barriga, ¿es normal?

Que al bebé le suena la barriga es bastante habitual. El ruido en su tripa es normal y no siempre tiene por qué ser negativo. Es cierto que en algunas ocasiones puede derivar de un problema digestivo, pero no siempre es así. 

Hacer la digestión, tener un sistema inmaduro o padecer gases son algunos de los motivos por los cuales al bebé le puede sonar la barriga. Esto es algo que, por norma general, todos los bebés padecen en algún momento de su desarrollo, por lo que no tenemos que preocuparnos en exceso, especialmente si esos ruidos en la tripa del bebé no van acompañados de llantos o expresiones de dolor.

¿Por qué suena el estómago del bebé?

Como hemos adelantado, existen algunos motivos por los cuales la tripa del bebé puede sonar:

  • Está haciendo la digestión: cuando el bebé realiza la digestión después de cada toma, es probable escuchar algunos ruidos en su tripa por los movimientos del organismo. 
  • Inmadurez del sistema digestivo: los bebés recién nacidos aún no tienen el sistema digestivo maduro, lo que significa que es probable que escuchemos ruidos de forma habitual. Esto ocurre porque su sistema digestivo está en proceso de maduración.
  • Cólicos o gases: cuando un bebé coge aire mientras come, es probable que se produzcan gases o cólicos que pueden resultar dolorosos para el pequeño. El cólico del lactante suele ocurrir porque el bebé come con mucho estrés o ansia. En estos casos, si el dolor es persistente, recomendamos la visita al pediatra.
  • Estreñimiento: otra de las opciones por las que podemos escuchar ruido en la tripa del bebé es porque esté estreñido. Un cambio en su alimentación, por ejemplo, puede provocar esta situación.

El ruido en la barriga del bebé, ¿qué hago?

Si la barriga de nuestro bebé suena, no debemos preocuparnos en exceso, ya que, normalmente, es algo pasajero. Eso sí, dependiendo del tipo de ruido que escuchemos podemos aplicar diferentes remedios para evitar estas situaciones incómodas para el bebé.

Uno de los remedios más efectivos son los masajes en la tripa, especialmente cuando el bebé tiene gases, cólicos o estreñimiento. Masajea la tripa del pequeño en el sentido de las agujas del reloj, notarás que sentirá un alivio casi instantáneo. En caso de que el dolor persista, consulta con su pediatra.

Posibles causas del ruido en la tripa

 A pesar de que el ruido en la tripa del bebé puede ser normal, es cierto que, en algunas ocasiones, este ruido va acompañado por un llanto inconsolable y muestras de dolor o molestias. Es en estos casos cuando debemos prestar mayor atención, puesto que nuestro bebé nos está dando muestras de que le duele la barriga.

Es importante estar atentas ante cualquier cambio en el bebé porque esto podría ayudarnos a averiguar la causa del dolor de tripa. El aumento repentino de ruidos intestinales sí que puede indicarnos que algo no va bien en el sistema digestivo del bebé, especialmente si aparecen con otros síntomas. En estos casos, es posible que el bebé esté sufriendo una alergia alimentaria o cualquier otra afección que necesita la atención de un especialista.

Los cólicos, gases o estreñimiento, como ya hemos dicho, son otras posibles causas del ruido en la tripa del bebé que debemos vigilar ya que, aunque no sean demasiado graves, es cierto que son situaciones muy molestas. Nuestra prioridad será la de erradicar el problema de raíz.

Club Enfamamá

Al bebé le duele la barriga

Además de todo lo que ya hemos comentado, existen otros motivos por los que el bebé puede tener dolor de barriga:

  • Indigestión del bebé: este dolor suele ir acompañado de vómitos, náuseas o diarreas y suele estar causado por comer de forma abundante o por comer demasiado rápido. También existe la posibilidad de que se provoque una indigestión por la mezcla de alimentos.
  • Infección vírica o bacteriana: al igual que en el caso de la indigestión, este tipo de infecciones también causan vómitos, diarreas o dolor abdominal. Es importante consultar al pediatra en estos casos porque deberá aplicar un tratamiento para acabar con la infección del pequeño.
  • Tensión emocional: algunas situaciones estresantes, como el comienzo de la guardería u otro cambio brusco en su día a día, pueden provocarle al pequeño dolor de barriga. En estos casos, es completamente emocional, por lo que, una vez se relaje, se le pasará.

Es importante que, ante cualquier duda, acudamos al pediatra para explicarle la situación y poner remedio al dolor y al ruido de tripa.

 

¿Te ha resultado útil este artículo? Descubre mucha más información y consejos sobre el embarazo, el parto y el crecimiento de tu bebé formando parte de nuestro Club Enfamamá. ¡Únete ahora y empieza a disfrutar de todos sus beneficios!

Advertencia importante: la lactancia materna proporciona la mejor nutrición a los bebés. El pediatra es el que mejor te puede asesorar sobe el cuidado y la alimentación de tu hijo, y sobre los alimentos que debes añadir a la dieta conforme va creciendo.

Artículos relacionados

¿Por qué tiene mi bebé el culito irritado?...

Un problema común al que deben enfrentarse algunos papás y mamás es el culito irritado del bebé. Su piel aparece...

Leer más

¿Cómo hacer que el bebé haga caca?

Las deposiciones del bebé son uno de los temas primordiales al hablar de la nutrición del pequeño. No solo es...

Leer más

¿Cómo saber si mi bebé es intolerante a la...

La intolerancia a la lactosa en bebés es uno de los temas que cada vez preocupa más a las mamás,...

Leer más

Regurgitación en bebés: qué es y cómo trat...

La regurgitación en los bebés es bastante habitual, especialmente durante el primer año de vida, ya que su cuerpo y...

Leer más